El costo económico de la corrupción en Argentina

Comparte la noticia en ....Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0Pin on Pinterest
Pinterest
0

¿Cuál es el costo que pagamos los argentinos por las coimas, la corrupción o los aportantes truchos de campaña? En las últimas semanas la grieta se convirtió en tribunas ideológicamente divididas. Aparecieron los aportantes truchos de la campaña de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires y comenzaron a sacar las banderas de la oposición tribuneando el acto impuro de Cambiemos. Pero no dejaron de gritar el gol a favor que la grieta pasó la mitad de cancha y aparece el “Baratta Gate” con millones de dólares asentados en cuadernos de tránsito escolar primario que pasaban de asientos contables a valijas como si fueran transferencias de cuentas corrientes paralelas. La corrupción tiene ideología parece ahora también y en la cancha de la economía las pérdidas son ingentes.

En el índice de percepción de la corrupción de transparencia internacional Argentina había ascendido el año pasado del puesto número 95 al puesto 85 pero seguía siendo percibido como uno de los países más corruptos del mundo. Comparte posición con Benín, Kosovo, Kuwait, Islas Salomón y Suasilandia. Para que evaluemos nuestra calificación en el caso de este último país africano de la lista post calificación en el índice de abril pasado el rey Mswati III cambio su nombre a “reino de eSwatini” por qué se cansó que a Suasilandia el mundo internacional lo confunda con Suiza. Con la diferencia que en su reino una de cada cinco personas está infectada por el virus del sida (según ONUSIDA en 2017) y la esperanza de vida es de 49 años (Banco Mundial, 2015), la tasa de paro ronda el 50% y seis de cada diez habitantes están debajo del umbral de la pobreza. Si bien es solo un detalle de color nos muestra con que países nos estamos comparando. Después de los casos de corrupción que comenzaron a aparecer en el primer semestre en Argentina deberíamos caer en la tabla y volver a compartir posición con Costa de Marfil, Mongolia y Tanzania.

A Brasil no le va mejor por que ocupa la posición 96 en el ranking de percepción de corrupción pero comienza a colocarse en la primera posición en el juicio y sentencia a los corruptos en su país y ese es un gran dato. Un análisis de la consultora Center Group de Gustavo Segre muestra que en el “Lava Jato”, como resultado de las investigaciones aparecieron 164 arrepentidos, 134 sentenciados con un acumulado para todos los casos de cárcel de 1983 años, 4 meses y 20 días. Casi la historia de la humanidad después de Cristo en una sentencia global y acumulada en cantidad de años. Por su parte, los valores recuperados fueron u$s 3200 millones.

En un trabajo realizado este año por el doctor Vicente Monteverde de la UADE, denominado “El costo de la corrupción y el beneficio indebido: dos caras ocultas del mismo espejo”, se efectúo un cálculo sobre estimaciones que podrían realizarse sobre las pérdidas y costos ocultos que hay en Argentina detrás de cuadernos, valijas o maletas en paraísos fiscales sin distinción partidaria, de género o ciclo político. Toda una fórmula para un mismo concepto: CORRUPCIÓN.

En el estudio las dos caras de la corrupción detallada son las siguientes: A-Sector público: Costos fiscales más costos adicionales de responsabilidad del estado. B-Sector privado: Beneficio indebido-Beneficio obtenido por la empresa, de un bien elaborado o servicio prestado para el estado, por la organización, originado a través de un hecho de corrupción. 

Las fórmulas propuestas son las siguientes:

A-Costo de corrupción del Soborno = Costo fiscal del soborno + Costo de oportunidad del costo fiscal del soborno + Costos sociales + error

Los conceptos desplegados serían:

Tasa de evasión fiscal del soborno: los impuestos que se dejan de pagar

Costo de oportunidad del soborno: Es el costo de una inversión que no se realiza, en el caso del estado, por el importe que deje de recaudar por la tasa de evasión del soborno.

Costo social: Es el costo si el acto de corrupción produce un efecto en la sociedad ya sea en muertes de personas y/o accidentes materiales, en este caso no lo calcularemos, si ocurrieran lamentablemente, se debería calcular.

µ: concepto de error

El estudio muestra que en el caso de la percepción de un soborno del 10% por un funcionario público, el costo de corrupción para el Estado Argentino es de 7,12%.

B-Costo de corrupción de O. Publica = Sobrecosto de Obra pública + Tasa de evasión fiscal del soborno + [Costo de oportunidad de la tasa de evasión fiscal del soborno + Costo de oportunidad del sobreprecio de Obra pública] + Costo social + error 

Los conceptos desplegados serían:

Sobrecosto de Obra pública: en este caso se tomó 25%

Como conclusión, en el costo de corrupción de la obra pública, en base a la percepción de un soborno del 10%, y un sobreprecio de obra pública del 25% el costo de corrupción para el Estado Argentino es de 46,12%.

Mientras tanto, Argentina se endeuda hace mucho tiempo en el mercado local e internacional cuando es evidente que a las malas decisiones de política económica les debemos sumar los sobrecostos que necesitamos financiar para un gasto público deficiente y enorme.