Un dólar más alto pone presión a la capacidad de repago de la deuda

Comparte la noticia en ....Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0Pin on Pinterest
Pinterest
0
Un dólar más alto pone presión a la capacidad de repago de la deuda

La baja en la tasa de interés, que se espera se profundice y ubique al dólar en un nivel un tanto superior a los $ 18 de diciembre, puede complicar la capacidad de repago de la deuda en dólares del Tesoro. Así surge de la evolución del riesgo país desde comienzo de año que, a diferencia de otros países de la región en los que se dio una baja, en la Argentina subió.

“El ruido con respecto a lo sucedido con las metas y el Banco Central, más la colocación de los bonos la semana pasada por u$s 9000 millones, afectan la capacidad de pago de la deuda”, reconoció Hernán Hirsch, de FyE Consult. En ese sentido, señaló que el riesgo país mide precisamente este aspecto. Según identificó, tras la primera emisión de deuda en los mercados internacionales la semana pasada, los bonos cayeron lo que hizo incrementarse un poco el riesgo país. “Como hubo mucha oferta, algún fondo habrá vendido”, vaticinó.

Federico Furiase, de EcoGo, sostuvo que el mercado pasó cierta factura y el EMBI+ (que mide el riesgo país) tuvo determinada presión. El punto es que el Tesoro está endeudado en dólares y recauda en pesos, por lo que “una devaluación con una velocidad suficiente, que genere cierta inestabilidad e incertidumbre, una suba rápida a $ 20 por ejemplo, puede complicar la percepción del mercado de la deuda en moneda extranjera porque recauda en pesos y tiene que pagar en dólares”.

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, el día de la presentación de las nuevas metas de inflación, mencionó que la deuda con privados alcanza al 28% del PBI. Ese porcentaje, según los datos disponibles al 30 de junio de 2017, implica un stock de u$s 113.593 millones. De ese total, mucho más de la mitad está denominada en moneda extranjera: en concreto, es el 80% (de los cuales el 65% es en dólares y el restante 15%, en euros).

Es decir, que alrededor de u$s 90.000 millones se deben a privados hoy, mientras que las reservas internacionales totales cubren poco más de la mitad. Ayer, según informó el Banco Central, terminaron en u$s 55.124 millones. “Cuando se mira el sector público consolidado, la deuda en dólares es más mucho más grande que las reservas del BCRA. El sector público ahí está descalzado”, describió Furiase y, por este motivo, identificó que está muy expuesto al riesgo cambiario.

El riesgo país plasmado en el EMBI+, indicador elaborado por el JP Morgan, subió en lo que va del año un 3,99% para la Argentina. Sólo ayer lo hizo un 0,83% y llegó a los 365 puntos básicos. En cambio, en todos los demás países de la región (excepto en Venezuela), en estos primeros 10 días de enero cayó. La baja más pronunciada fue en Perú, donde disminuyó un 10,81%. Pero también lo hizo en Uruguay (6,58%), Ecuador (5,75%), Colombia (5,75%) y Brasil (7,50%). Inclusive en México, donde también hubo una colocación de deuda por u$s 2600 millones un día antes de la de Argentina de la semana pasada, también hubo un recorte de 4,23%.

El dólar ayer subió en la apertura de la sesión y llegó a tocar los $ 19,41, cerca del récord alcanzado el 28 de diciembre pasado, cuando trepó a $ 19,46, para luego cerrar en $ 19,29. No obstante, se espera que con el relajamiento de las metas de inflación, que da margen para que las tasas de referencia de la economía sean más bajas, debería ubicarse en un nivel superior al de los últimos meses.

El tema de la capacidad de repago de la deuda “es otro argumento para que la devaluación esté contenida, además de la principal, que es que puede generar mayor inflación, licuar los salarios y no generar los beneficios desde el lado del tipo de cambio real que se busca”, agregó Furiase.

Por eso, siguió, es que “Caputo quiere maximizar el financiamiento en pesos, en el mercado local, para no depender tanto de la deuda externa que te deja muy expuesto ante una suba del dólar”.

Para fondearse en el mercado local, en pesos, también es necesario metas de inflación más flexibles y cierto espacio para que el BCRA pueda bajar la tasa y haya desarme de posiciones de Lebacs que permita financiar con pesos que estaban congelados en ese instrumento, sin presionar en el “crowding out” al sector privado (es decir, que toda la oferta de pesos sea absorbida por el sector privado).

Para Sabrina Corujo, de Portfolio Personal, “los fundamentals del mercado cambiario están iguales. Se combinaron varias cuestiones para la suba del dólar, como el ruido político, algo estacional, pero no hoy nadie está esperando que un aumento mayor a un 17% o 18% en el año”. Por este motivo, no cree que se modifique la capacidad de repago. Sobre el riesgo país, vaticinó que para fin de año va a estar en torno a los 300 puntos básicos. “Más allá de la cierta volatilidad de corto plazo, hay lugar para comprimir spread”, dijo.