Habla el fiscal: “A Jonathan Centeno el Estado lo tenía que custodiar y lo devolvió muerto”

Comparte la noticia en ....Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0Pin on Pinterest
Pinterest
0

A 36 días de la muerte de Jonathan Centeno, el fiscal que investiga el caso recibió a ENREDACCION, único medio en seguir los pormenores de esta brutal muerte. Asegura que la investigación está en marcha y que está lejos de dormirse la causa. Llevan tomados más de 20 testimonios para intentar reconstruir las últimas 36 horas de vida de “Yona”, desde que fue detenido en barrio Comercial, hasta que falleció a bordo de un colectivo de Traslados del SPC, el día más caluroso del año.

La fiscalía de Distrito II Turno 5 a cargo de Alfredo Villegas es la encargada de investigar la muerte de Jonathan Centeno.

Un joven muerto en un móvil del Servicio Penitenciario bajo condiciones cercanas a la tortura. 36 días de silencio de parte de las autoridades. Ningún efectivo policial ni penitenciario interrogado por el caso. Dos pedidos de informe presentados en la Legislatura sin contestación alguna. Ningún familiar actuando como querellante.

Transcurridas cinco semanas, ése parece ser el escueto saldo luego del fallecimiento de Jonathan Nicolás Centeno, un joven albañil de 22 años que murió el 5 de febrero de 2018 encerrado y encadenado a bordo de un móvil penitenciario en lo que fue el día más caluroso del año.

Quien investiga esta muerte es el fiscal Alfredo Villegas, a cargo del Distrito 2 turno 5. El jueves último, el representante del Ministerio Público Fiscal recibió en su despacho a ENREDACCIÓN, desde donde deslizó frases como las que titulan esta nota, e intentó llevar tranquilidad en relación al avance de la investigación: “No es una causa cajoneada”, sostuvo.

-Desde que Jonathan Centeno fue aprehendido en su barrio hasta que murió en un móvil del SPC, pasaron 36 horas. ¿Qué han podido reconstruir de todo ese proceso?

– Hemos tomado cerca de 20 testimonios de la gente que estuvo con él durante todo ese tiempo. Y hemos secuestrado toda la documentación de los diversos estamentos por donde pasó Centeno. Estamos trabajando sobre todo ese proceso. Por el momento sabemos que al ser detenido, Centeno es llevado a la UCA, donde es rechazado porque él mismo declara que había consumido drogas. Por protocolo, este tipo de detenidos no pueden ser recibidos. Lo mismo pasa en Bouwer cuando es llevado esa misma noche. Por eso termina alojado en la comisaría décima. De allí hemos secuestrado todo: filmaciones y libro de alcaidía.

-Los familiares sostienen que Jonathan habría llegado muy golpeado luego de su paso por la dependencia policial. ¿Eso es así?

– Los testimonios que hemos tomado por el momento nos permiten descartar que haya habido golpes. No hay marcas en el cuerpo que vayan en ese sentido y es una vía investigativa que no se ha seguido porque no hay nada que indique tal cosa.

En un móvil del Servicio Penitenciario similar a éste fue trasladado Jonathan Centeno, quien perdió la vida en su interior.

VIAJE DE INFIERNO

Yona, como se lo conocía en barrio Comercial, fue detenido por “resistencia a la autoridad” el sábado 3 de febrero por la noche, a pocos metros de su casa en barrio Comercial. Hacía sólo un par de horas había regresado de trabajar en una obra en Ituzaingó. No había cometido ningún delito. No tenía antecedentes.

Aparentemente, su detención obedeció a un estado de shock en el que el muchacho habría ingresado luego de consumir una pastilla, algo a lo que –según sus allegados– no estaba a acostumbrado a hacer. Recién el domingo fue recibido en Bouwer. Ese lunes por la mañana fue subido al móvil 120 del SPC para llevarlo a Tribunales 2 para un examen psiquiátrico. Pero su organismo no soportó las inhumanas temperaturas de esa jornada, a bordo de un colectivo de chapa, al rayo del sol y sin ventilación en el día más caluroso del año, con 40 grados de sensación térmica. Falleció al mediodía, antes de llegar al Hospital Príncipe de Asturias de Villa El Libertador.

-¿Qué pasó en esa mañana del lunes?

– Lo que se ha informado. Se lo quiere llevar el lunes para que le hagan una pericia psiquiátrica. Viajaban con él otros nueve detenidos con diferentes destinos. Cuando inician el traslado, Centeno fallece. Por el momento la autopsia dictamina paro cardio-respiratorio, pero eso no nos dice mucho. Lo que estamos tratando de determinar es cuáles fueron las causales que lo llevaron a esa situación.

Por el momento la autopsia dictamina paro cardio-respiratorio, pero eso no nos dice mucho. Lo que estamos tratando de determinar es cuáles fueron las causales que lo llevaron a esa situación”.

-¿Qué pudieron averiguar sobre el estado de Jonathan durante sus 36 horas de encierro?

-Fueron entrevistados varios de los internos que viajaron con él. También gente con la que había compartido calabozo, o que estuvo con él en algún momento de este trayecto. Varios testimonios coinciden en que Centeno había tenido muchas alteraciones en su estado emocional, con altibajos marcados. Coinciden en que pasaba de momento de excitación y alteración a momentos de tranquilidad. Y esto es muy extraño, porque cuando se dan cuadros de consumo de estupefacientes, el proceso suele ser más lineal, y ni bien se pasa el efecto de la sustancia, no se dan situaciones de recaídas.

-¿Se pudo entrevistar a los guardias penitenciarios que estuvieron a cargo de su custodia o del traslado?

-No. Todavía no hemos tomado testimonio ni a los policías ni a los guardias penitenciarios que estuvieron a cargo de Centeno, porque de acuerdo a lo que diga la investigación, pueden llegar a ser imputados. Por eso tenemos que tratar de ir descartando responsabilidades, y una vez que lo vayamos haciendo podremos incorporar esas testimoniales que seguramente servirán para el avance de la investigación.

-¿Y de qué dependerá entonces el avance de la causa?

-Vamos a investigar todo lo que ha pasado y ver qué surge de ahí. Pero creemos que resultado central de esta investigación vendrá de lo que digan las pruebas de las pericias toxicológica y anatomopatológica, entre otras. Eso va a ser determinante y nos permitirá tener un campo de conocimiento más amplio, con toda la información para poder valorar adecuadamente lo que sucedió.

-Me dice que descartan que Centeno haya recibido golpes, sin embargo la familia difundió fotos del cuerpo y se lo veía muy deteriorado. ¿Cómo se explica?

-Es entendible que una persona que no es experta al ver el cuerpo infiera que se le han perpetrado golpes. Pero en principio las pericias no van en ese sentido. Pasa que un cuerpo al que se le hace una autopsia no es lo mismo que un cuerpo cualquiera y es lógico que la familia se sienta impactada, porque la última vez que lo vio era un joven con vida y le devolvieron un cuerpo en condiciones especiales.

-Lo que sí está documentado, al menos en la historia clínica del Hospital Príncipe de Asturias son las marcas en los tobillos y las muñecas, lo cual habla de las condiciones del traslado. ¿Qué han podido determinar en relación a eso?

-Bueno, sí. Ésa es una cuestión que se está investigando para conocer cómo fue ese traslado. Pero aunque sea importante, lo esencial para esta instrucción es lo otro: saber por qué murió. Y eso se sabrá con el aporte interdisciplinario de la ciencia.

Como regla general, en esta fiscalía nos imponemos una obligación de medios, no de resultados. Éste ha sido un suceso con intervenciones de múltiples actores en un plazo de 36 horas. Tenemos que investigar qué fue lo que realmente pasó con Jonathan Centeno en ese lapso”

-¿Llevará mucho tiempo?

-Es un estudio complejo y que lleva tiempo hasta que esté listo. No podemos prometer fechas, pero no será menos de un mes. Como regla general, en esta fiscalía nos imponemos una obligación de medios, no de resultados. Éste ha sido un suceso con intervenciones de múltiples actores en un plazo de 36 horas, donde se ha podido visualizar un estado de salud variable. Bueno, tenemos que investigar qué fue lo que realmente pasó con Jonathan Centeno en ese lapso.

El caso Jonathan ya llegó a la Legislatura, con la presentación de un pedido de informe para que el gobierno informe sobre los detalles de su cruel fallecimiento en el día más caluroso del año.

QUE AVANCE LA CAUSA

-¿Van a permitir que se sume la familia como querella?

-A nosotros realmente nos conviene que se sumen querellantes a las causas que investigamos, porque nos ayudan a impulsarlas. En este caso, hemos hablado con el padre de Centeno. Pero no está todavía convencido de constituirse como querellante.

-También estaba la intención de la Procuración Penitenciaria de la Nación de pedir acceso al expediente. ¿Lo van a habilitar?

-Es algo que estamos estudiando, porque no pasa por una cuestión de voluntad sino de ver si se puede constituir en algunas de las alternativas para que se abra ese espacio a una entidad como la PPN. En principio en esta fiscalía somos muy proclives a aceptar la ayuda de las diversas entidades interesadas en una causa, para aportar a la investigación. Lo hicimos por ejemplo con el gremio de prensa en la causa que instruimos por las amenazas del ex Jefe de Policía Julio César Suárez a un periodista. En este caso, lo estamos analizando. También sabemos que hay dos pedidos de informes presentados en la Legislatura. Bienvenidos sean. Si desde el Poder Legislativo nos pidieran que informáramos sobre la evolución de la causa, con gusto lo haremos.

Nuestra primera intención es dar una respuesta a la familia de por qué murió, y ver si hay responsabilidades penales se analizará dónde deben recaer, pero eso se verá más adelante. Lo que tenemos en claro es que le Estado lo tenía que custodiar y lo devolvió muerto”

-En este caso están involucradas dos fuerzas de seguridad del Estado, y casi por regla general suele ser muy difícil que avancen este tipo de causas si no hay alguien que las impulse. ¿Pasará lo mismo con ésta?

Yo sólo le puedo asegurar que ésta no es una causa más en esta fiscalía; más bien lo contrario. Esta causa no corre ningún riesgo y para eso hemos puesto lo mejor que tenemos para instruirla. Nuestra primera intención es dar una respuesta a la familia de por qué murió, y ver si hay responsabilidades penales se analizará dónde deben recaer, pero eso se verá más adelante. Lo que tenemos en claro es que le Estado lo tenía que custodiar y lo devolvió muerto.

adolfo.ruiz@enredaccion.com.ar