El horrendo final del submarino

Comparte la noticia en ....Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0Pin on Pinterest
Pinterest
0

Los expertos encargados de investigar el misterio del ARA San Juan hablan de una larga agonía de los 44 tripulantes. Defensa sacó un comunicado para desmentirlo.

A diferencia de las hipótesis previas, los tres expertos submarinistas comisionados por el Ministerio de Defensa para determinar qué sucedió con el ARA San Juan concluyeron que los 44 tripulantes tuvieron una larga agonía. Según adelantó el diario La Nación, la agonía habría llegado a su fin cuando el submarino implosionó por la presión del agua al superar la profundidad para la cual estaba preparada probablemente en una carrera descendente y sin control. Las conclusiones adelantadas por el matutino fueron rápidamente negadas o relativizadas por un comunicado del ministerio de Defensa según el cual, la comisión no evalúa la hipótesis de la agonía de los 44 tripulantes.

“El Ministerio de Defensa, a cargo de Oscar Aguad, informa que la comisión investigadora ad honorem creada por la cartera para investigar lo sucedido a bordo del submarino ARA San Juan aún no concluyó su informe y que en los análisis preliminares no se hace referencia alguna a que los 44 tripulantes hayan agonizado”, señala. “Por el momento, los especialistas encargados de la investigación a requerimiento del ministerio no finalizaron su informe. El ministerio está comprometido a llegar al fondo de la investigación, obtener toda la información sobre el suceso y velar por el respeto ante el dolor de los familiares de la tripulación y la sensibilidad que el episodio genera en toda la sociedad. Por tal motivo, los datos y conclusiones a los que arribe la comisión creada con el sólo fin de llegar a la verdad de lo sucedido serán dados a conocer una vez que el informe esté finalizado”.

Según el informe publicado por el diario La Nación, los tres profesionales “con argumentos técnicos y rigor profesional” descartaron cada una de las teorías más diversas que se sucedieron desde el 15 de noviembre. Dicen que no hubo un colapso letal en menos de un segundo, y que tampoco fue alcanzado por un torpedo por alguna misión secreta cerca de Malvinas. Creen que por lo contrario, el submarino sufrió un cortocircuito o incendio en el compartimento de baterías. El incendio habría llevado al comandante a asomarse a la superficie en medio de una “tormenta feroz”. Que no habría podido evitar el ingreso de agua al tanque de baterías. Y que el ingreso de agua de mar pudo complicar las posibilidades de reparar el sector afectado y probablemente, tras un nuevo cortocircuito, derivó en que la nave se tornara ingobernable. Sobre la nave dicen estar convencidos de que está en el fondo del mar.

La comisión está integrada por el capitán de navío Jorge Bergallo, que comandó el ARA San Juan y tenía a su hijo entre los tripulantes. Y los contraalmirantes retirados Alejandro Kenny y Gustavo Adolfo Trama. Siempre según el diario, habrían ido entregando informes periódicos al ministro Aguad, “a quien difícilmente le sorprendan las conclusiones finales que recibirá de los tres expertos”, señala.

Entre las hipótesis que descartan, están todas. Evaluaron el informe del norteamericano Bruce Rule, que advirtió sobre una anomalía hidroacústica. Pero no comparten la tesis de que los 44 tripulantes murieron en forma instantánea, en menos de un segundo, sin saber lo que estaba ocurriendo. Descartan que el submarino no hubiera estado en condiciones de navegar porque confían en un informe firmado en septiembre por el capitán del ARA San Juan que no da cuenta de nada extraño que haya sucedido en operaciones previas ni durante su participación en el adiestramiento conjunto en Ushuaia. Por eso también dicen que los 44 tripulantes no iban a una misión suicida. Descartan cualquier colisión con otra embarcación o que haya recibido un torpedo o disparo de un pesquero ilegal o un submarino británico. No encontraron constancias de que hubiera estado navegando en la zona de Malvinas monitoreando buques británicos. Tampoco encontraron constancias de un explosivo o mina submarina instalado, según una versión, durante la Guerra de Malvinas. Y también negaron una relación directa con posibles averías sufridas durante el gobierno anterior porque dijeron que “las piezas que debían estar, estaban”.

“Al margen de las teorías descartadas, los expertos submarinistas están convencidos de que sus propias conclusiones sólo podrán tener un grado absoluto de certezas si pudieran ser contrastadas con los restos del submarino que, según entienden, llegó a tocar el fondo del mar”.