La bolsa argentina y el peso, entre las mejores y peores inversiones de 2017

Comparte la noticia en ....Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0
El diario financiero español Expansión, colocó al Merval porteño en segundo lugar entre las plazas más rentables del año que acaba de finalizar. En tanto, destaca la moneda local entre las que más se depreciaron en el mundo.
La bolsa argentina y el peso, entre las mejores y peores inversiones de 2017

En un informe sobre las mejores y peores inversiones de 2017, el diario español especializado en finanzas Expansión colocó a la bolsa argentina entre las más rentables del año que acaba de terminar, seguida por Ucrania, Kazajistan y Vietnam.

El informe, destaca que “entre las mayores revalorizaciones de las bolsas mundiales aparecen como es habitual, mercados pequeños y poco líquidos y en los que el inversor debe asumir un elevado riesgo”.

“Además de la bolsa venezolana, caso extremo y difícilmente comparable por la depreciación del bolívar y la inflación del país, entre las plazas más rentables del año se encuentran mercados frontera como Argentina, Ucrania, Kazajistán y Vietnam, todos ellos con subas superiores al 40%”, destacó la publicación.

También remarcó el buen comportamiento experimentado por las bolsas como la brasileña o la china. Mención aparte realizó para el “extraordinario comportamiento” del principal mercado del mundo, Wall Street, donde el índice Dow Jones cierra en año con una rentabilidad del 25% y el S&P 500, del 20%.

En contrapartida, entre las peores Bolsas de 2017 destacan las plazas de Oriente Medio, como Catar, Omán, Líbano, Dubai, Abu Dhabi y Jordania, junto a los mercados de Croacia, Botswana o Malta.

Bonos

Se espera un buen año para la renta variable mundial, en la que el principal mercado del mundo, Wall Street, pulverizó sus máximos históricos.

En el caso del español Ibex, la suba final del 7,5% sabe a poco después de superar los 11.000 puntos en mayo, aunque la revalorización ronda el 12% si se tienen en cuenta los dividendos. El desafío soberanista catalán hundió al selectivo español en el último trimestre, que quedó rezagado respecto a otros indicadores europeos.

El año también estuvo marcado por los bancos centrales, con políticas monetarias contrapuestas. Mientras la Reserva Federal estadounidense, que estrenó presidente en 2017, se encuentra en pleno proceso de alza de tipos de interés, el BCE amplió el programa de recompra de deuda y aún no se vislumbran próximas subas de tipos.

Tras un 2016 muy volátil por el Brexit y la llegada a la presidencia de Estados Unidos de Donald Trump, la celebración sin sorpresas de varias citas electorales cruciales en Europa redujo las incertidumbres y los inversores redujeron su aversión al riesgo. De ahí que vendieran los bonos más seguros como el bund alemán, que en 2017 se depreció, y se decantaran por la deuda pública de países periféricos como Grecia y Portugal, donde se obtuvieron interesantes plusvalías en el año que ahora termina.

La inversión estrella del año, sin duda, ha estado fuera de los mercados tradicionales. El bitcoin se ha disparado más de un 1.400% en el año. La criptomoneda ha presentado un comportamiento extremadamente volátil y las autoridades han alertado de sus riesgos.

Bolsas Internacionales

Entre las mayores revalorizaciones de las bolsas mundiales aparecen como es habitual, mercados pequeños y poco líquidos y en los que el inversor debe asumir un elevado riesgo. Además de la Bolsa venezolana, caso extremo y difícilmente comparable por la depreciación del bolívar y la inflación del país, entre las plazas más rentables del año se encuentran mercados frontera como Argentina, Ucrania, Kazajistán y Vietnam, todos ellos con subidas superiores al 40%. También han experimentado un buen comportamiento Bolsas más cercanas al inversor español, como la brasileña o la china. Mención aparte merece el extraordinario comportamiento del principal mercado del mundo, Wall Street, donde el índice Dow Jones cierra en año con una rentabilidad del 25% y el S&P 500, del 20%.

Entre las peores Bolsas de 2017 destacan las plazas de Oriente Medio, como Catar, Omán, Líbano, Dubai, Abu Dhabi y Jordania, junto a los mercados de Croacia, Botswana o Malta.

Bonos

Tras un 2016 muy volátil por el Brexit y la llegada a la presidencia de Estados Unidos de Donald Trump, la celebración sin sorpresas de varias citas electorales cruciales en Europa redujo las incertidumbres y los inversores redujeron su aversión al riesgo. De ahí que vendieran los bonos más seguros como el bund alemán, que en 2017 se depreció, y se decantaran por la deuda pública de países periféricos como Grecia y Portugal, donde se obtuvieron interesantes plusvalías en el año que ahora termina. También los bonos de alto rendimiento experimentaron un buen comportamiento, con rentabilidades superiores al 10% gracias a la buena marcha de la economía mundial y la baja inflación. En el caso de los bonos ligados a la inflación, los rendimientos medios superan el 8%.

Divisas

Al contrario de lo que ocurrió en 2016, cuando el dólar se acercó a la paridad con el euro y marcó máximos de 14 años, 2017 fue el año del euro. La divisa comunitaria se revalorizó más de un 10% frente al billete verde y casi un 4% respecto a la libra esterlina. Pese a que la suba de tipos en la Unión Europea aún está lejos, muchas de las incertidumbres políticas que pesaban sobre la moneda única se despejaron tras la celebración de elecciones en varios países europeos. Así, apenas media docena de monedas se revalorizaron frente al euro en el año que ahora termina, entre las que se encuentran el zloty polaco, la corona checa o el dinar serbio.

Entre las mayores depreciaciones respecto a la divisa comunitaria destacan las monedas de varios países africanos, como el Franco CFA (África Central), el leone (Sierra Leona), el birr (Etiopía) y el naira (Nigeria). También han caído las divisas de Uzbekistán, Argentina o Turquía.

Sectores

En cuanto a los sectores que mejor se comportaron en las Bolsas europeas (Euro Stoxx 600) destacan los de tecnología, recursos básicos y servicios financieros, todos ellos con subas superiores al 15%. En negativo, solo cuatro sectores, aunque todos ellos con descensos moderados: retail, telecomunicaciones, medios de comunicación y petróleo y gas.

Dentro del mercado español, el sector de bienes de consumo cierra el ejercicio con subas superiores al 20%. También por encima de la media termina el año el sector que agrupa a banca e inmobiliarias, con ganancias del 10,5%. El peor comportamiento fue para bienes de consumo (-2,1%).