La energética offshore vinculada a Quintana se reunió siete veces con el Gobierno

Comparte la noticia en ....Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0Pin on Pinterest
Pinterest
0

Araucaria Energy tuvo múltiples encuentros con el ministro de Energía y también en Jefatura de Gabinete.

La energética que ganó contratos millonarios con el Estado a los días de crearse visitó la Casa Rosada y el Ministerio de Energía en múltiples ocasiones, donde fue recibido por funcionarios de primera línea. La compañía offshore vinculada al vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, no tenía los fondos para desarrollar los ambiciosos proyectos que le había prometido al Gobierno.

Araucaria Energy SA se fundó en abril de 2016 exclusivamente para participar de licitaciones de la Secretaría de Energía. Sus socios originales, un gerente de Fox y un estudiante de 20 años de idéntico apellido, pronto les vendieron las acciones a un complejo entramado de guaridas fiscales que reveló El Destape.

Sin el capital ni la experiencia, el ministro Juan José Aranguren le entregó a esta sociedad fantasma cuatro contratos de generación eléctrica por los que cobrará al menos U$S 11 millones mensuales. Para construir las cuatro termoeléctricas precisó de los contactos de Norberto Quintana, el hermano del vicejefe de Gabinete, Mario Quintana. Por su improvisación, uno de los proyectos fue frenado por la Justicia federal por contaminante y a otro le surgieron problemas a la hora de tramitar la habilitación municipal.

Luego de ganar los concursos, los ejecutivos de la empresa mantuvieron siete encuentros con funcionarios de alto rango de Cambiemos, de acuerdo a los registros de audiencias revisados por este medio.

El primero de ellos se dio el 17 de marzo de 2017, en el que Aranguren recibió al director ejecutivo de Araucaria Energy, Rogelio Nores, a su director general Santiago Del Sel y a su asesor legal Álvaro Estivariz. Allí los ejecutivos presentaron el estado de los cuatro proyectos que Energía les había entregado pocos meses atrás.

Volvieron a encontrarse cinco meses después, cuando Nores, Del Sel y Estivariz le hablaron al ministro del desarrollo de las construcciones de las plantas, las inversiones previstas y el sector energético. Este mitín transcurrió el 24 de agosto.

En menos de 30 días Aranguren volvió a citar a Del Sel a Hipólito Yrigoyen 250. Ese 21 de septiembre, el director ejecutivo le compartió la propuesta que le presentó a CAMMESA por la Resolución 287-E/2017 de la Secretaría de Energía, donde comprometió a sus centrales para estar disponibles cuando la demanda eléctrica lo requiera. Es decir, cobrar por tener todas las turbinas apagadas, pero listas, con lo que recibirán un cargo fijo y otro variable.

El 19 de octubre, Aranguren convocó para primera hora a Del Sel, esta vez acompañado por Nores para dialogar de las inversiones de la energética controlada por un entramado offshore, tal como mostró El Destape.

Ya en el último mes del año la verborragia con funcionarios se aceleró. El 11 de diciembre a las 17, Del Sel y Nores visitaron al otro vicejefe de Gabinete de Cambiemos, Gustavo Lopetegui. Tan solo dos días después volvió Nores al Ministerio de Energía para ver al subsecretario de Coordinación Administrativa, donde hablaron de los expedientes y las obras.

Por la elevada contaminación ambiental, los vecinos de Pilar presentaron un recurso de amparo contra una de las plantas de Araucaria Energy. La suspensión de la obra llegó menos de una semana después del último encuentro, el 21 de diciembre. El juez federal de Campana, Adrían González Charvay, ordenó paralizar la construcción de las usinas pilarense que se emplazan en una zona residencial.

La compañía aceleró las reuniones con el Poder Ejecutivo ante un inminente fallo sobre la cautelar interpuesta. Es que el magistrado ya había resuelto el 30 de noviembre en contra de la energética que se construye en el predio vecino, perteneciente a la multinacional APR Energy, que tiene idénticas condiciones a la de Aracuaria.

La compañía mantiene un buen trato con Aranguren, como podría esperarse de la relación de una trasnacional con el ex presidente de Shell Argentina. En los últimos dos años, los directores de APR se reunieron cinco veces en la cartera energética.

Los ejecutivos fueron recibidos por el secretario de Planeamiento Energético, Daniel Redondo, en marzo de 2017. En las siguientes cuatro entrevistas entraron al despacho del ministro. En abril y mayo debatieron sobre la central térmica de Pilar, lo que también estuvo presente en las dos reuniones posteriores a la cautelar de González Charvay.

El magistrado de primera instancia falló contra APR antes que con Araucaria, el 30 de noviembre. Pese a la independencia del Poder Judicial del Ejecutivo, los empresarios le presentaron inquietudes sobre el fallo el 14 de diciembre con la presencia del director de desarrollo de negocios de América, Mario Messia, y el gerente para Argentina, Paulo Ravera.

El 7 de febrero de este año, la preocupación corporativa convocó a un nivel jerárquico superior para presionar al ministro, al punto de que vinieron al país especialmente el exembajador de Estados Unidos Noah Mamet, el fundador de la empresa, John Campion, y el presidente y director de operaciones, Ferry Charles.

El mandamás de Energía conoce de primera mano las guaridas fiscales. Como presidente de Shell Argentina le tocó abrir ponerse al frente de múltiples filiales para maximizar el pago de impuestos; lo que se denomina elusión (o evasión) fiscal.