Las tasas en pesos le sacan fuerza al recorrido del dólar

Comparte la noticia en ....Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Mientras el Gobierno cruza los dedos para que agosto arroje una inflación del 1,5% -lo que evidenciaría que solamente hubo un marginal traspaso a precios como consecuencia del ajuste del tipo de cambio-, en la plaza cambiaria el dólar cerró agosto en baja en un mes signado por la volatilidad de raíz política.

En rigor, fue en las jornadas previas a las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) cuando la cotización del dólar generó no pocas olas en el mercado, todo un recorrido que lo tuvo en máximos cercanos a los $18. Ayer cerró en $17,32 para el mayorista. 

Bajo el mandato teórico y artificial del mes calendario, el tipo de cambio mayorista perdió 33 centavos (-1,9%) si se lo compara con el dato del cierre de julio pasado, aunque, si en el acumulado el avance es del 9%. Se trata entonces de una suba menor al recorrido del IPC del INDEC, que marcará un estimado del 13,8%.

Pero el dato de las últimas horas es el atractivo que vuelve a generar el mercado de las tasas en pesos. En rigor, ayer, y luego de que, además de la demanda generada en el mercado del dólar por los giros de divisas de fin de mes, se sumara también el de coberturas de posiciones, la tasa de Lebac a 20 días cerró en 27,6%, todo un imán para los inversores. Atado a esto, en el mercado señalaron que el call money se pactó a 26,50% anual, y que las entidades financieras hicieron “swaps cambiarios” por más de u$s100 millones, para tomar y colocar fondos en pesos, mediante el uso de compra-venta de divisas. Por esa razón el volumen en el mercado del dólar fue de u$s532 millones, un 11% menos que el día previo.

Tras la virtual pulseada entre el Banco Central y los inversores que pareció darse a comienzos de agosto, en el Palacio de Hacienda señalan que están conformes con la cotización vigente, mencionando a una brecha entre $17 y $18 como la banda cambiaria que probablemente perdurará hasta fines de octubre. Esto apuntaría a calmar los reclamos vinculados con el atraso cambiario que se escuchaban tiempo atrás tanto de parte de industriales como del campo, al tiempo que, en función de los datos provisorios de inflación, podría no haber hecho “daño” en los precios de la góndola.

Para los bancos y casas de cambio, la divisa estadounidense cerró ayer con una cotización de $17,61, seis centavos por debajo del miércoles, lo que implicó un recorte de 34 centavos frente al precio de fines de julio. Claro está que se sostiene la brecha con el “blue” que ayer cotizó en $18,30, y se mantiene en un nivel elevado. Ergo, la brecha roza el 3,8%.

Para los especialistas, el rasgo distintivo de agosto que perdurará en septiembre será la volatilidad. Potencialmente, señalan los principales reportes, habrá también cambios en la tendencia. 

Otra referencia que quedará en los registros es la del contado con liquidación, que operó con una suba marginal y se negoció en los $17,55 para la venta mientras que el volumen del mercado de futuros del dólar (NDF) en el Rofex tocó los u$s830 millones, de los cuales el 40% fue en el mes de septiembre a un precio de $17,52. 

Pero donde se dio la pulseada que genera no pocos debates es en el contrato de abril 2018, donde el tipo de cambio se negoció en los $19,80, registrándose una baja de más de 10 centavos en casi todos los contratos.