Practicaron neurocirugía en el Hospital Iturraspe a una paciente oriunda de Brinkmann

Comparte la noticia en ....Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Una nueva neurocirugía se realizó en el Hospital Regional “J. B. Iturraspe” de San Francisco y alivió la grave situación en la que se encontraba una adolescente de 15 años con hidrocefalia. Se trata de Ana Díaz, de Brinkmann, quien hace unos días comenzó a presentar síntomas por el mal funcionamiento de una válvula (se había obstruido) que le habían colocado siendo bebé, por lo que fue derivada al Hospital, donde tras una rápida gestión se consiguió una nueva válvula que finalmente le fue implantada en una intervención quirúrgica que se realizó durante el fin de semana.

La neurocirugía fue realizada por el equipo integrado por el médico neurólogo y neurocirujano, Raúl Villafañe; el médico del servicio de Cirugía, Oscar Echichurri; el anestesista Nicolás Capiello, además del personal de enfermería e instrumentadores quirúrgicos.

Aunque no es la primera vez que se practica este tipo de intervención, en este caso los profesionales y autoridades sanitarias tuvieron que brindar una rápida respuesta ante el agravamiento de los síntomas.

El director del Hospital, Valentín Vicente, informó que la adolescente tiene hidrocefalia diagnosticada desde su nacimiento y que fue derivada al nosocomio con síntomas que hacían suponer que la válvula que le colocaron de recién nacida presentaba problemas: “No estaba funcionando y eso causaba que aumente la cantidad de líquido y afectaba el cerebro”, sostuvo.

El médico agregó que “le hicieron tomografías de control y se pidió al Ministerio de Salud una válvula nueva. En los últimos días de la semana pasada comenzó a presentar síntomas importantes, con dolor de cabeza, somnolencia, falta de coordinación, falta de visión y ante eso se agilizó la provisión de la válvula que ya estaba pedida y fue operada el sábado”, dijo.

Sobre la intervención quirúrgica, Vicente aseguró que “salió todo muy bien, la adolescente evoluciona favorablemente y está consciente. Hubo que dar una rápida respuesta y se hizo desde el Ministerio enviando la válvula y luego con la cirugía”.

Cabe destacar, que en el Hospital se realizan entre tres y cuatro neurocirugías por mes, aunque las de este tipo no son frecuentes.

Por su parte, Norma Mendoza, la mamá de Ana, manifestó su satisfacción por la resolución del problema que aquejaba a adolescente. “Era muy peligroso para su salud, tenía convulsiones porque la válvula que tenía se había tapado. Es una chica muy activa, va a la escuela pero empezó a tener problemas. Por suerte consiguieron enseguida la válvula y la operaron, ella está bien gracias a Dios”, comentó y agradeció a quienes las ayudaron.

Gentileza La Voz de San Justo