Presión alcista en la Fed e impacto en la Argentina: ¿se acabó el viento de cola?

Comparte la noticia en ....Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0Pin on Pinterest
Pinterest
0

Lllegó la esperada toma de ganancias y el potencial ajuste para el mercado global. Hemos visto caídas diarias de más del 5,5% en el Merval y mayores al 2% en los principales índices de Estados Unidos, algo que no se veía desde por lo menos dos años en los principales mercados internacionales.

La generadora de energía colocó la mitad de los papeles que iba a ofrecer y a un precio mucho menor. Analistas hablan de una “señal” y de una mayor aversión al riesgo

Para saber si este ajuste terminó, habrá que hacer un repaso de potenciales factores que desencadenaron este recorte; pero lo más importante es que en una sola semana existieron factores clave que cambiaron el humor en el mercado tanto a nivel local como a nivel internacional y que amenazan con cambiar el destino de las acciones de cara a las próximas semanas e incluso meses.

Empleo, inflación y tasas en EE.UU.

Arrancando por el lado internacional, tuvimos el dato de empleo en EE.UU. que mostró que la economía estadounidense creó 200.000 empleos en enero y que los salarios comenzaron a subir. Se entiende que el mercado de trabajo no solo está recalentado (con un desempleo en niveles de 4,1%) sino que, además, se observa un punto clave que hasta ahora no se veía, y es que finalmente los salarios han comenzado a subir. ¿Qué significa esto? Que el bajo desempleo finalmente está generando inflación salarial y por ende, presión inflacionaria en la economía norteamericana.

¿Qué consecuencias trae esto? Al combinarse el bajo nivel de desempleo y el inicio de traspaso a precios de esa variable con el cambio de mando en la Fed -en la cual se despide Yellen e ingresa Powell-, existen ahora mayores posibilidades de que la tasa suba con más fuerza de la que venía mostrando, justamente porque la Fed no encontraba que la inflación se hubiera despertado. Ahora tiene más evidencias y por lo tanto, la Reserva Federal tiene más motivos para ser más agresiva en el ciclo de suba de tasas.

El impacto en los mercados fue inmediato: una caída en las acciones que se vio potenciada por la suba de tasas de la 10Y (los bonos del Tesoro a 10 años) y por una toma de ganancias luego de un enero que dejó al Dow Jones con ganancias históricas, con un alza cercana al 6,5%, lo que implica el mejor enero desde 1959.

Impacto en la Argentina

Estos datos tienen implicancias directas en la Argentina. Por un lado, una caída en las acciones en Wall Street genera una mayor volatilidad a nivel global y un impacto negativo en los emergentes en general y en la Argentina en particular por su beta mayor. El riesgo de salida de capitales ante un mayor novel de volatilidad se torna cada vez más amenazante.

La mayor presión en la Fed para subir la tasa es un mal dato para la Argentina en momentos en los que el país necesita continuar recurriendo al mercado internacional para seguir financiando el déficit. Si la Fed se torna más agresiva, al Gobierno le costara cada vez más acceder a acceder al mercado internacional (deberá pagar más) y por lo tanto tendrá una necesidad mayor de ser cada vez más agresivo en la reducción del déficit fiscal.

Emisiones

Existió otro dato clave la semana pasada que cambio al mercado. Hubo emisiones de compañías que salieron a cotizar debajo del rango estipulado, una señal de que Wall Street ve a las acciones argentinas como caras. Ya el apetito por los activos argentinos luce menos atractivo a estos precios.

La compañía que maneja 52 aeropuertos en el mundo bajó el valor inicial de su oferta pública a u$s 17 desde el rango inicial de u$s 19 a u$s 23.
¿Se acaba el viento de cola? Sin dudas que fue un llamado de atención y el mercado lo supo interpretar, generando una caída diaria del 5,75% el viernes y de más del 7% en la semana.

El dato de empleo, con lo salarios subiendo, es algo que la Fed estaba esperando que ocurra desde hace ya dos años y es un dato clave en la dinámica de tasas y mercado financiero que cambia un poco el panorama hacia delante en el futuro de los activos. A nivel local, el mensaje de Wall Street sobre que el apetito de los activos argentinos se encuentra agotado a estos precios también es una señal de alerta, ya que era algo que no se observaba al menos desde el comienzo de la era Macri.

Fue una semana interesante en el mercado con datos clave en EEUU y a nivel local. Habrá que ver si el mercado ya está preparado para retomar las subas o para continuar con el ajuste. Por como finalizó el viernes, da la sensación de que lo más recomendable de cara hacia adelante es mantener la cautela.

Central Puerto nunca había tenido un desplome como el de hoy. Y el rojo del índice líder fue el mayor desde 2015.