SanCor vende su negocio con la firma danesa Arla para buscar financiamiento

Comparte la noticia en ....Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

El valor de la sociedad entre Sancor y Arla Foods ronda los 200 millones de dólares. El objetivo es conseguir fondos para, entre otras cosas, continuar con el plan de retiros y reducción de deuda.

La cooperativa láctea Sancor convocó a una asamblea de socios para dentro de dos semanas, con el objeto de aprobar la venta de su parte en el negocio que posee en AFISA, la sociedad que armó con la danesa Arla Foods para producir proteínas a partir del suero de queso, con el objetivo de obtener ingresos que le permitan achicar su deuda y avanzar en el proceso de reestructuración.

Según explicaron a Télam desde la compañía, el objetivo es conseguir fondos para, entre otras cosas, continuar con el plan de retiros y reducción de deuda.

Fuentes del sector lácteo estimaron que el valor de la sociedad entre Sancor y Arla Foods ronda los 200 millones de dólares.

Según las mismas fuentes, la cooperativa recibiría por la venta algo menos de 30 millones de dólares y el principal interesado en la compra es la mismísima Arla Foods.

“Es un poco contradictorio que Sancor venda esa sociedad que es una de las más redituables que tiene”, dijo a esta agencia un funcionario del gobierno de Santa Fé, que sigue de cerca las negociaciones.

Según señalaron desde la cooperativa, la venta estaba prevista en el plan de reestructuración que le presentó a mediados de año al Gobierno y a los acreedores.

La firma AFISA nació en 2000 a partir de una sociedad integrada por Arla Food Ingredients de Dinamarca y Sancor. Produce para su comercialización en Argentina y fundamentalmente en mercados internacionales, proteínas derivadas del suero de queso desde una planta ubicada en la localidad cordobesa de Porteña.

Por otra parte, Sancor sigue en negociaciones con Fonterra, la empresa neozelandesa insiste en la necesidad de achicar todavía más la planta de trabajadores, con lo que la cooperativa argentina necesitaría más fondos para nuevos retiros.

Además, en los últimos días hubo algunos problemas en la planta de Centeno, que Sancor vendió de palabra a la firma La Tarantela, que estaba por comenzar la producción, por un problema gremial en la planta.