Se presentó la exclusiva carne japonesa que llegará a los restoranes del país

Comparte la noticia en ....Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0Pin on Pinterest
Pinterest
0

En el marco del acuerdo bilateral de comercio de carne vacuna entre Japón y Argentina, ayer se presentó la exclusiva carne japonesa que llegará al país. La variedad wagyu, criada y producida en Japón bajo altos estándares de calidad, empezará a estar disponible en los restoranes locales. En el evento estuvieron presentes el ministro de agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, el viceministro de agricultura de Japón, Atsushi Nonaka, y el embajador japonés en Argentina, Noriteru Fukushima.

El convenio de apertura recíproca del mercado de carnes alcanzado por primera vez en la historia comercial de Argentina y Japón logrado en mayo se consumó esta semana con el envío de 200 kilos de carne patagónica como parte de los primeras exportaciones argentinas de carne vacuna y ovina a Japón. En tanto, los exportadores japoneses presentaron en Buenos Aires la auténtica carne wagyu del archipiélago asiático bajo el auspicio de empresarios nipones, socios argentinos y la asistencia de JETRO (Organización de Comercio Exterior del Japón), la Embajada Japonesa en el país y la organización Beef Japan, única autorizada para la exportación de estos cortes.

Etchevehere celebró las primeras exportaciones argentinas a Japón a sólo dos meses del acuerdo alcanzado para intercambio bilateral de este producto.: “Lo que hace crecer a la economía y desarrollar a un país es el intercambio comercial”. Incluso el presidente Mauricio Macri había valorado este suceso a través de un mensaje en japonés en las redes sociales. 

<blockquote class=”twitter-tweet” data-lang=”es”><p lang=”ja” dir=”ltr”>…
¡ú©çúÉ÷ª×³êܵ½ñÔÖ
»Ì±ÌêàÉåÏìñŨèÜ· <br></p>&mdash; Mauricio Macri
(@mauriciomacri) <a
href=”https://twitter.com/mauriciomacri/status/1021391323637735424?ref_src=twsrc%5Etf
w”>23 de julio de 2018</a></blockquote>
<script async src=”https://platform.twitter.com/widgets.js” charset=”utf-8″></script>

“Este primer paso es de carne de la Patagonia, un lugar que le viene bien que se genere empleo y se agregue valor. Y no solo carne vacuna, sino también carne ovina. Estamos seguros que esto es el primer paso para nuevos desafíos comerciales con Japón y que en muchos casos son economías complementarias”, expresó el ministro a ámbito.com. Además, destacó la relación comercial a la que ambos países dieron forma en los años de la gestión Cambiemos.

<blockquote class=”twitter-tweet” data-lang=”es”><p lang=”es” dir=”ltr”>Me reuní con Ken
Saíto, ministro de Agricultura, Silvicultura y Pesca de <ahref=”https://twitter.com/hashtag/Jap%C3%B3n?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw”>#Japón</a>. Por primera vez en la historia se abrirá el mercado japonés para la carne argentina<ahref=”https://t.co/TmqQWm3Xq9″>pic.twitter.com/TmqQWm3Xq9</a></p>&mdash; Luis MEtchevehere (@lmetchevehere) <ahref=”https://twitter.com/lmetchevehere/status/996037084648534016?ref_src=twsrc%5Etfw”>14 de mayo de 2018</a></blockquote>

En un 2018 que conmemora los 120 años de las relaciones diplomáticas bilaterales entre Argentina y Japón, el embajador Fukushima habló del acuerdo cárnico en diálogo con ámbito.com: “La carne argentina tiene mucha fama en Japón y mucha gente la está esperando. Tenemos muchas expectativas”.

“La carne japonesa es totalmente diferente a la carne argentina, es otro producto, otro Sabor”;, expresó Fukushima sobre la complementación de ambos cortes vacunos y sobre el destino de la carne wagyu estimó: “Yo creo que [será] para consumo de restoranes. Para supermercados dentro de algunos años. Primero seguro va a estar en restoranes y hoteles”.

Vale decir que la cocción que precisa la carne wagyu es completamente distinta a la que se acostumbra en Argentina, por lo que requiere un grado de conocimiento extra. En cuanto al balance de la relación de comercio bilateral, Fukushima explicó que “es de u$s2.000 millones, muy poco comparado con el tamaño de Argentina y Japón. Por eso tenemos que duplicar, triplicar este número”. Arándanos, limones, peras, manzanas, piscicultura y silvicultura están en el radar de los intereses japoneses. “El próximo paso es que venga mucha inversión de Japón para energía, infraestructura y minería. El número de empresas [japonesas en Argentina] se duplicó en los últimos dos años y medio”, aseveró. La diplomacia entre Argentina-Japón tuvo su punto fuerte primero en noviembre de 2016 cuando el actual primer ministro japonés Shinzo Abe visitó el país y relanzó la relación bilateral a “asociación estratégica” a 57 años del último paso de un premier de Japón por la Argentina.

Luego, en mayo de 2017, el Presidente viajó a Japón para firmar acuerdos comerciales. El pasado mayo, Macri tuvo un encuentro con el canciller japonés Taro Kono, quien le ratificó la aprobación de Abe al sendero económico del país y las negociaciones con el FMI. En 2019, Argentina asistirá a la reunión de ministros de Relaciones Exteriores del G20 en Japón en carácter de pasado anfitrión dado que en el próximo noviembre tendrá lugar en Buenos aires la Cumbre de G20.

&bull; El espíritu wagyu

Wagyu es como le llaman en Japón a la carne proveniente de las razas vacunas autóctonas de Japón, las cuales se caracterizan por ser de un gran porte y especialmente por poseer una gran proporción de grasa intramuscular que da un gusto único al alimento. Si bien hay criadores y productores de estas razas en otras partes del mundo (como en Australia e incluso en Argentina), el sello de wagyu solo es otorgado por Japón a las cabezas criadas y faenadas en su territorio.

La carne de wagyu posee un marmolado de grasas de infiltración muscular que varía de nivel dependiendo del animal y las propiedades intrínsecas de cada raza. El veteado de grasa, la alimentación y la crianza dan como resultado una carne muy tierna, de textura suave, con sabor y aromas propios. En las preparaciones japonesas, para no opacar ese sabor natural, se la come casi sin condimentos, en delgadas porciones. La grasa, que se funde a la temperatura del cuerpo humano tras ser cocida, se derrite en la boca con un gusto dulce y trae reminiscencias de manteca, especias y se la asocia en el paladar con bondiola de cerdo. La carne de wagyu es la norma en Japón, pero aun así un kilo puede costar entre u$s 30 y u$s 500 dólares, o más incluso. Esta carne gourmet es muy apreciada en todo el mundo y las pocas exportaciones que hace el país del Sol Naciente la convierten en un producto muy preciado.

Las vacas y bueyes se crían con cuidados especiales e individualizados, poseen un certificado de nacimiento personalizado y la carne que producen está asociada a un código de seguridad que se puede rastrear en toda la cadena de consumo.

Más exclusiva todavía es la famosa carne de Kobe, o bife de Kobe. Esa es la denominación de origen de cierta carne wagyu de animales criados en la prefectura japonesa de Hyogo bajo mucho más estrictas normas y procedimientos de evaluación. La carne de Kobe es la élite de la carne japonesa, pero es difícil que llegue a Argentina ya que Japón sólo exporta 700 toneladas a todo el mundo. Para probarla es más fácil viajar a Kobe.