Un talón de Aquiles: los vencimientos de Letes

Comparte la noticia en ....Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
0Pin on Pinterest
Pinterest
0

• EL STOCK DE ESTA DEUDA EN DÓLARES SUPERA LOS 16.000 MILLONES
Se colocó esta deuda para cubrir gastos corrientes. El problema es que los inversores ya no renuevan los vencimientos mensuales cercanos a los u$s2.000 millones.

Ya no quedan dudas de que el acuerdo con el FMI no alcanza para cerrar 2019. Por ello recuperar la confianza de los inversores es la clave para poder volver a colocar deuda en el mercado global. Pero no menos cierto es que hoy el Gobierno está, lógicamente, más preocupado por el corto plazo, o sea por el devenir de la cotización del dólar y la evolución del nivel de actividad y del empleo. Queda así la inflación en un segundo escalón de prioridades bajo la complicidad del Fondo.

Sin embargo, los analistas e inversores, que si bien consideran que aún es prematuro para cantar victoria en la batalla cambiaria y menos en la inflacionaria, y apostando al cumplimiento de las metas fiscales con el FMI, han redireccionado su atención hacia lo que consideran una especie de talón de Aquiles en el actual contexto: los vencimientos de las Letras del Tesoro en dólares (Letes). Este diario ya había advertido sobre el riesgo de esta otra “bomba” que comenzó a gestarse, tímidamente, allá por mediados de 2016 y que luego explotó a lo largo del año pasado. Vale recordar que el stock de Letes en dólares había cerrado el 2016 en u$s7.000 millones mientras que el año pasado lo hizo en u$s15.600 millones. Este año ya superó los u$s18.000 millones.

Con los fondos del FMI el Gobierno podría cubrir el déficit fiscal primario, los vencimientos de bonos en dólares, fortalecer las reservas e intervenir en el mercado cambiario, además de afrontar pagos a organismos internacionales, Club de París y los Repos.

Pero en esta cuenta no están contemplados los vencimientos de deuda interna en pesos ni las Letes en dólares. La que menos inquieta es la nominada en pesos, pese al obstáculo de no poder recurrir a la maquinita del BCRA. Son precisamente los vencimientos de las Letes en dólares los que generan inquietud. Porque en las últimas licitaciones, resulta insoslayable que al Gobierno le cuesta cada vez más renovar los vencimientos. Desde mayo la renovación comenzó a complicarse desde niveles de roll over del 80% hasta poco más del 42%, llegando las tasas de interés al 5,5% anual (cuando venían pactándose apenas por encima del 3%). En la última de julio se renovó el 80%.

La consultora MacroView advierte que los vencimientos de Letes en dólares se perfilan entre u$s1.800 y u$s2.000 millones por mes. Por lo que el roll over de estos vencimientos es fundamental en el actual contexto. Al respecto cabe señalar que desde febrero el stock de Letes en dólares se ha reducido en aproximadamente unos u$s1.900 millones, debido al menor roll over. El tema es que si se entra en un escenario de renovación parcial de las Letes en dólares, digamos de un 80% (el Estudio Broda estima que si fuera del 60% las necesidades de financiamiento suben este año u$s5.300 M y en 2019 u$s6.400 M) mensualmente la sangría de dólares sería de u$s360 millones, lo que a fin de año sumaría cerca de u$s2.000 millones. Y lo que, justamente, le escasea al Tesoro son dólares. MacroView destaca que los dólares necesarios para las Letes no están contemplados en el programa financiero oficial. Queda claro que los dólares del FMI no se podrán usar para afrontar los vencimientos no renovados de Letes. Por lo que es de suma relevancia lo que acontezca en el ánimo de los tenedores de estas Letras. De ahí que la apuesta del ministro Dujovne y del jefe del BCRA, Luis Caputo, es que los tenedores que no renueven las Letes compren el Bono Dual, de modo de cambiar dólares por dólares a un mayor plazo. Claro que en este caso si se trata de mega inversores como los grandes fondos globales, aumenta la incertidumbre sobre su continuidad, o sea, cuánto tardarán en desprenderse de estos activos argentinos. Por ende es determinante monitorear el nivel de roll over en las próximas licitaciones de Letes, por el resto del año.