Una señal para 2019: Héctor Baldassi y Mario Negri acompañaron al presidente en Fiat

Comparte la noticia en ....Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

El presidente Mauricio Macri subió al escenario acompañado de los diputados nacionales Héctor Baldassi (PRO) y Mario Negri (UCR). Abajo, junto al resto de los invitados se encontraba otro diputado oficialista, Diego Mestre. El intendente Ramón Mestre, tercero en discordia, en la interna para 2019, está de viaje en Kuala Lumpur.

Baldassi, Negri, el ministro Cabrera, el gobernador Schiaretti y el presidente Macri. Foto: Prensa Gobierno de Córdoba.

Fue una señal de arranque. Mauricio Macri siempre en sus actos oficiales lleva al referente de Cambiemos en el distrito. En Córdoba, lo hizo todo el año pasado con Héctor Baldassi. Y este año, en el primer acto en territorio cordobés, agregó al diputado nacional Mario Negri (UCR).  Dejó en claro que son sus preferidos para la carrera a gobernador de la provincia de Córdoba. Del otro lado, compartiendo cartel, sonreía el gobernador Juan Schiaretti.

 

En la foto principal no pudo estar el intendente de Córdoba Ramón Mestre, otro de los que aspira a liderar la fórmula de Cambiemos el año que viene, porque viajó a Kuala Lumpur, en Malasia, donde se desarrolla el 9º Foro Urbano Mundial “Ciudades 2030, Ciudades para todos: implementando la Nueva Agenda Urbana”. El Foro es convocado por ONU-Hábitat cada dos años y es una de las conferencias más importantes del mundo en cuestiones urbanas. El viaje estaba programado desde hace meses.

El cuarto aspirante, el alfonsinista Dante Rossi, no fue invitado a Fiat.

También, dentro del territorio de las señales, en este caso para la capital cordobesa, hay que destacar que en el avión presidencial viajaron el radical Ródrigo De Loredo y el viceintendente de la ciudad, Felipe Labaque.

Siguiendo el relato de los gestos presidenciales, los anotados para competir con su amigo, el gobernador Juan Schiaretti, son desde ahora y formalmente, los dos diputados nacionales. Mestre, que ha mejorado su vínculo con el círculo rojo del presidente desde el año pasado, deberá esperar a algún nuevo acontecimiento político como este para poder mostrarse junto a él. Por lo pronto, ayer, su hermano, el diputado nacional, Diego Mestre, observó las actividades desde una discreta segunda fila. El principal enlace del jefe comunal con Macri, sigue siendo el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Baldassi, Macri y Schiaretti durante la recorrida por las obras de cierre de la Circunvalación en Córdoba. Foto: Prensa Gobierno de Córdoba.

El intendente viene mostrándose con traje de candidato con actividades fuera de la ciudad de Córdoba y dentro de la capital, su imagen ha mejorado de modo constante desde enero del año pasado a este. Fue beneficiado por integrar el espacio político del presidente Macri y no lo perjudicaron ni la reforma previsional de diciembre y el escándalo con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en enero. Sus posiciones anti-sindicales frente a los conflictos de los colectiveros en abril y mayo de 2017 y con el secretario General del SUOEM, Rubén Daniele, le redituaron al máximo. Sin embargo, no se encuentra entre los dirigentes que el presidente menciona como sus predilectos para gobernar Córdoba. Si todos los planetas se le alinean, la primera opción no sería un radical.

La línea de amistades afectivas y políticas del presidente dentro del radicalismo tiene su punto más alto en el ministro de Defensa, Oscar Aguad. La relación se profundizó desde el momento en que el cordobés promovió la alianza entre el radicalismo y el PRO, cuando la mayor parte del centenario partido no tenía interés en caminar hacia un acuerdo. Ése reconocimiento acompaña el fuerte vínculo entre los dos. Esa relación es un obstáculo para Mestre.

Negri no es amigo de Macri pese a que es un hombre con llegada al despacho principal de la Casa Rosada y buenas relaciones políticas con el staff de los CEOs que rodean al mandatario. La principal fortaleza del diputado radical para ubicarse en ese espacio de decisiones, es la confianza que le profesa la titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, y su historia política, que le permite actuar como un puente entre los distintos grupos y tribus de la UCR.

Baldassi es un habitué de la quinta de Olivos, de los partidos de fútbol en la quinta presidencial y de las actividades del jefe de Estado en Córdoba. Tiene muy buena relación con Macri y es un dirigente fiel al presidente. Posee un alto feeling con los cordobeses y sostiene su carrera desde esos dos valores: amistad y carisma. Ayer, quedó en evidencia que su victoria en 2017 tiene muchas fichas a su favor para 2019.