Apostillas de la primera Asamblea Legislativa en pandemia

Como es habitual en cada ceremonia de apertura de sesiones en la Legislatura, el gobierno provincial junto a la Policía de Córdoba desplegó ayer un vasto operativo de seguridad en las inmediaciones del nuevo edificio, donde se observaron una gran cantidad de uniformados y vallados con el objetivo de impedir la circulación peatonal y de vehículos particulares por el sector.

Las restricciones impuestas por la pandemia y una persistente llovizna también influyeron para que el movimiento de la ciudadanía por la zona fuera verdaderamente escaso. La excepción se registró de la mano de una ruidosa protesta encabezada por los trabajadores de la Coopi de Carlos Paz. El eje del reclamo consistió en ratificar el rechazo a la municipalización del servicio del agua potable que estaba a cargo de dicha cooperativa. Y el principal destinatario de los planteos fue el ex intendente de la villa serrana, Esteban Avilés, hoy titular de la Agencia Córdoba Turismo.

Comerciantes contrariados

Por segunda vez consecutiva, el acto institucional en la Unicameral se desarrolló en la nueva sede legislativa ubicada frente al Centro Cívico tras 101 años en que esta ceremonia tuviera lugar en el histórico recinto de Deán Funes y Rivera Indarte. A pesar de que el traslado del Poder Legislativo provincial trajo en su momento alivio entre los comerciantes de la zona céntrica por las manifestaciones que allí se sucedían, la profundización de la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus está haciendo estragos con una fuerte caída en las ventas. Propietarios y empleados de locales reconocieron que antes sufrían con cada protesta cuando había sesión en la vieja Legislatura porque alejaba a los potenciales clientes. En la actualidad, el padecimiento continúa aunque por otros motivos más preocupantes.

Periodistas, afuera

Por una decisión lógica de las autoridades de la Unicameral para dar cumplimiento con las medidas de distanciamiento social vigentes en nuestra provincia y el país, la labor de los comunicadores en la sesión inaugural se vio limitada. Los movileros de los medios debieron cubrir las actividades previas en las afueras del “silo”, y cuando se produjo el arribo del gobernador Juan Schiaretti pasadas las 9:30 de la mañana, se permitió el ingreso de camarógrafos y fotógrafos a los efectos de que registraran las instancias del acto.

Por el contrario, los escasos periodistas presentes tuvieron que seguir el discurso desde el auditorio del edificio. Entre los “privilegiados” que asistieron en forma presencial se pueden mencionar a los 21 legisladores de los distintos bloques, además de 17 invitados, entre autoridades provinciales, municipales como el intendente Martín Llaryora, de la Justicia, las Fuerzas Armadas, y el Comipaz.

Bustos, un clásico

A lo largo de la historia, cada mandatario exhibió una “nave insignia” o símbolo de su gestión. En el caso de Schiaretti, su principal referencia es el brigadier general Juan Bautista Bustos, primer gobernador constitucional de nuestra provincia. El monumento ubicado frente al Panal, y el Centro de Convenciones que lleva el nombre del prócer en el complejo Ferial, son apenas un par de muestras de ello. Pero para que no quedaran dudas, en la víspera el titular del Ejecutivo inauguró en el ingreso de la Unicameral una placa para conmemorar el bicentenario de la primera Constitución de Córdoba. Desde Prensa de la Unicameral se encargaron de recordar en un comunicado que el 30 de enero de 1821, bajo el mandato de Bustos, se dictó el Reglamento Provisorio y el 1º de febrero, el entonces gobernador, firmó el decreto de promulgación que fue publicado en el Boletín Oficial.

Opositores tuiteros

Sin distinción entre los legisladores que asistieron en forma presencial al recinto legislativo y los que siguieron las instancias de la ceremonia a través de la plataforma Zoom, el común denominador de los referentes de la oposición fue aprovechar el minuto a minuto del discurso del Gobernador para publicar una catarata de tuits con críticas hacia su gestión. Los cuestionamientos apuntaron, principalmente, hacia las omisiones del mensaje de Schiaretti con análisis que –en la mayoría de los casos- ya habían sido preparados de antemano.