Avanza la reparación del caño que desató el desborde cloacal

La Municipalidad también realizó un relevamiento de las familias afectadas y entregó ayuda

El gobierno municipal inició el viernes pasado las obras de reemplazo del caño cloacal destruido que desató una verdadera calamidad sanitaria para las familias de barrio Villa Páez y Alberdi, además de diferentes repercusiones políticas que alcanzaron a la gestión radical de Ramón Mestre.

“En el día de hoy las tres empresas que trabajan en Villa Páez y Alberdi, junto al Departamento de Mantenimiento de Redes Sanitarias del Municipio, descubrieron el caño obstruido que ocasionó el desborde, ubicado en la calle Igualdad entre Arturo Orgaz y pasaje Méndez, donde se pudo apreciar que las paredes superiores se encontraban deterioradas y, en algunos puntos, el ‘lomo’ era inexistente”, informó el Palacio 6 de Julio, que indicó que en el lugar “se procede actualmente a la colocación de la nueva cañería de 700 mm”.

“Por otra parte, se realizó una desobstrucción en Costanera entre pasaje San Pablo y Tablada, que también había ocasionado de las conexiones internas en domicilios”, completó. Al mismo tiempo, la comuna relevó a las familias afectadas por la catástrofe cloacal. “Los promotores de salud visitaron 165 familias de calles Igualdad, Esperanto y Justo Paz Molina”, informó el municipio, donde “se entregaron 231 kits sanitarios; se colocaron 95 vacunas Covid (…) y se realizaron 36 prestaciones médicas y de enfermería”, agregó.

En materia social, “se entregaron 40 kits sanitarios (…), 40 bidones de aguas, 180 raciones de desayuno, 190 raciones de almuerzo y 190 raciones de cena, todo destinado a las 43 familias relevadas”, precisó. La situación, sin embargo, tiene enojados a los vecinos. Por un lado, un grupo realizó una denuncia penal contra los responsables del desborde cloacal. Uno de ellos, David Andrada -un mecánico que vive en Alberdi- aseveró: “Hace dos semanas no puedo trabajar por esta situación y tengo dos nenas menores que les agarró gastroenteritis, entraron líquidos cloacales adentro de casa”.

El vecino exigió una solución rápida: “No queremos que de acá a poco tiempo tengamos que andar esperando porque esto viene de años”. Otros vecinos increparon el mismo viernes al diputado Diego Mestre -hermano del ex intendente Ramón Mestre- cuando se disponía a dar un discurso en la Isla de los Patos, que debió ser suspendido. “Tengo la bosta hasta las rodillas, ahora vienen a hacer campaña acá. Gracias a (Martín) Llaryora es que hoy se puede caminar y andar”, se quejó una mujer, quien reclamó que “la cloaca se reventó, ocho años estuvo esta gente acá (por la gestión de Mestre), jamás caminaron el barrio”. “Queremos que se pongan las botas y ayuden a limpiar la mierda. No que hagan política”, completó.