Bajo Grande: constatan un daño ambiental colectivo al río Suquía

La Justicia responsabilizó al municipio y la Provincia por la contaminación provocada por la planta depuradora; el Foro Ambiental Córdoba calificó a la resolución como “un símbolo de buenos augurios”; se adoptó en el marco de una acción iniciada por la fundación Cedha y otros vecinos afectados

“Un símbolo de buenos augurios”. Así calificó ayer el integrante del Foro Ambiental Córdoba, Agustín Luna, la resolución del Juzgado en lo Civil y Comercial de 14ª Nominación de nuestra ciudad que, en base a la aplicación de la Ley General del Ambiente (número 25.675), determinó que se configuró un “daño ambiental colectivo” al río Suquía, a causa de la contaminación provocada por el mal funcionamiento de la planta depuradora de aguas residuales de Bajo Grande. El tribunal, además, declaró la responsabilidad de la Municipalidad de Córdoba y de la Provincia en su producción.

Sobre el particular, Luna destacó que “tomamos como un símbolo de buenos augurios la decisión del tribunal. En Instagram subimos un video que muestra un río de materia fecal que desemboca en el Suquía. Un río similar que incluso, a veces, lo duplica y es algo que ocurre desde hace más de 10 años”.

Al mismo tiempo, quien es uno de los denunciantes de este caso, recordó que hace más de 20 años se vienen haciendo presentaciones judiciales de este tipo. “La primera causa por la contaminación de Bajo Grande la comenzó la Fundación Centro de Derechos Humanos y Ambiente (Cedha) en 2004”.

En tanto, la oficina de Prensa del Tribunal Superior de Justicia informó en un comunicado que el juez Julio L. Fontaine (h) tomó la mencionada decisión en el marco de una acción iniciada por Cedha y otros afectados que invocaban su carácter de vecinos ribereños, luego de considerar que estos sujetos estaban legitimados para formular la demanda.

En el caso del municipio capitalino, la responsabilidad fue establecida en su carácter de titular y administradora de la planta Edar Bajo Grande, cuyo deficiente funcionamiento provocó una contaminación sostenida en el río Suquía, entre el emplazamiento de la planta y el kilómetro 18 del Camino a Chacra de la Merced, producto del volcamiento de residuos cloacales sin tratar o con tratamiento mínimo al curso del río.

Por su parte, la Provincia fue considerada responsable por su omisión en el ejercicio del poder de policía ambiental, en su carácter de titular del dominio originario del río Suquía, donde se produjo el daño ambiental analizado. En consecuencia, el tribunal ordenó diversas medidas e informes, a cargo de las demandadas, a los fines de determinar la viabilidad de la recomposición ambiental y/o la procedencia de la indemnización sustitutiva, en los términos de la ley 25.675.

Rastros de efluentes y aumento de fósforo

A finales del año 2019, un estudio encargado por la Justicia Federal de Córdoba estableció que la Laguna del Plata –el estuario donde desemboca el río Suquía antes de llegar a la laguna Mar Chiquita– está contaminada por los efluentes cloacales. Y otro estudio, que también se encuentra en la causa, aseguró que en los últimos 13 años la concentración de fósforo en el agua aumentó en la Laguna del Plata y en la laguna Mar Chiquita. De 2006 a 2019, los niveles crecieron un 167% en el estuario de agua dulce y se incrementaron un 285% en el Mar de Ansenuza.