Cercanías y gestos entre la UCR y Schiaretti

Juan Schiaretti tiene decidido ser parte de un proyecto político nacional en 2023 que tenga como premisa central pararse por fuera de Juntos por el Cambio.

Mariano Bergero

Con dos apariciones públicas por fuera de la agenda de gobierno habitual, el gobernador Juan Schiaretti tendrá la semana próxima vidriera provincial y nacional para exponer su visión sobre la compleja coyuntura política y económica que atraviesa el país.

Nadie sabe con certeza qué tópicos abordará, pero tanto en su disertación en la Fundación Mediterránea, el lunes, como en la exposición que realizará un día después en Buenos Aires como parte de un panel de primer nivel que también integrará el presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, el cordobés tendrá repercusión asegurada. Dependerá de él qué grado de volumen querrá imprimirle a su demorada proyección nacional.

Schiaretti tiene decidido ser parte de un proyecto político nacional en 2023 que tenga como premisa central pararse por fuera de Juntos por el Cambio y, obviamente, del gobernante Frente de Todos.

Ese espacio intermedio es, por ahora, un cúmulo de buenas intenciones, pero está vacío de estructura política y territorial.

En el Panal no desconocen las debilidades por afrontar y, por eso, han comenzado a actuar en consecuencia. En ese contexto se enmarcan las visitas y las reuniones que encabeza Schiaretti desde comienzos de año con gobernadores y con figuras de la política. Un factor nítido atraviesa ese interés: la Unión Cívica Radical.

El jueves, la senadora Alejandra Vigo plasmó en la Cámara Alta esa atracción al compartir con el mendocino Alfredo Cornejo, el radical más encumbrado entre los senadores, su iniciativa para que el reparto de los subsidios nacionales para el transporte fuera corregido y pasaran a ser equitativos en todos los distritos del país.

Las conexiones entre Schiaretti y parte de la oposición en el Parlamento nacional también incluyen traccionar hasta donde se pueda el debate para instaurar la boleta única de sufragio, una acción que en las próximas semanas podría prosperar en Diputados, pero que tiene nula chance de aprobación en el Senado.

Entre las hipótesis que maneja el PJ de Córdoba, se destaca la creencia de que si continúa la onda expansiva de la explosión de atracción que genera la figura del libertario Javier Milei, se multiplicarán las tensiones dentro de Juntos por el Cambio. La conjetura extrema de ese potencial escenario supone que la tirantez podría terminar en ruptura: la UCR por un lado, el PRO por el otro. Es en esa pecera donde pretende pescar Schiaretti para darle cuerpo a su proyecto para 2023.