Con Melconian, la Mediterránea comienza a preparar el plan económico de los sectores más grandes y dinámicos de la economía

Por Fabián García

El economista Carlos Melconian.

La receta es conocida y fue exitosa. La Fundación Mediterránea la aplicó con Domingo Cavallo durante el gobierno neoliberal de Carlos Menem en los ’90. El que fuera titular del IERAL llevó un equipo de economistas –la mayoría de Córdoba, entre los que se encontraba el actual gobernador Juan Schiaretti- y el Plan de la Convertibilidad, que concluyó con una fenomenal destrucción del aparato estatal vía privatizaciones; desindustrialización; una desigualdad social nunca vista; y extranjerización de la economía, entre otros saldos y retazos. La sociedad Menem-Cavallo cambió la estructura económica argentina y subió al país a la globalización financiera. Ahora, con Carlos Melconian, apunta a regresar con un plan económico y equipo propio al manejo de la economía argentina.

Sin embargo, ya no es la Mediterránea en la que estaba Cavallo, donde había primacía de los grupos económicos cordobeses, liderados por Arcor y Astori. Ahora empujan la caja y los planes de la fundación creada por Fulvio Pagani (Arcor), Piero Astori (Astori) y Pedro Venturi en 1977, los grandes grupos económicos de todo el país (industria, servicios, finanzas, desarrollo inmobiliario y construcción, entre otros). Con ellos trabajan en alianza, una serie de instituciones que también tienen sus equipos económicos, como la ultraliberal Bolsa de Comercio de Córdoba, la Universidad Siglo 21, y la Universidad Católica de Córdoba (UCC). Es un experimento a otra escala.

Por ese motivo, el que llega es un peso pesado de la city porteña (socio de Rodolfo Santangelo en la consultora Macroview) y uno de los consejeros económicos de Mauricio Macri –sobre todo antes de su llegada a la presidencia en 2015-, además de presidente del Banco Nación entre 2015 y 2017. Durante la gestión Macri fue uno de los fogoneros del ajuste sin contemplaciones del gasto público y adversario de la política “gradualista” que primó en el primer tramo de la gestión de Cambiemos.

Con Melconian llegará como director Ejecutivo su segundo en el Banco Nación, Enrique Szewach.

Se trata del final del largo duelo de la Mediterránea con Cavallo, que con el “corralito” y el estallido de la Convertibilidad durante el gobierno de Fernando De la Rúa, pasó del Olimpo a las catacumbas de la economía.

Ahora, el think thank, intentará influir de modo orgánico y con su propia gente en el destino de la economía nacional. Obviamente, el sesgo del equipo y las ideas generales que encarna el economista nacido en 1956 en Valentín Alsina, en el Gran Buenos Aires, es neoliberal, pro mercado global y anti-populista. Es el final de dos décadas de bajo perfil.

En su primera declaración al frente del Ieral, Melconian manifestó: “La Argentina necesita un programa macro, y un cambio profundo en la organización económica. Nuestra incorporación al grupo de investigadores y economistas del Ieral tiene por objetivo unir esfuerzos y aprovechar el alcance regional del Instituto para diseñar y estar en condiciones de ejecutar políticas públicas que tengan en cuenta los incentivos para hacer crecer a la Argentina productiva, replantear la relación Nación-Provincias, y ampliar la visión federal de las soluciones económicas”.

“Esta unión de esfuerzos incluirá, con el tiempo, a técnicos, especialistas y otros think tanks de la Argentina y el mundo. Un gran desafío que aceptamos con mucho entusiasmo y responsabilidad”, dijo Melconian a través de un comunicado de la Mediterránea.

“Estamos los empresarios unidos, trabajando en el desarrollo de un proyecto orientado a consolidar un plan económico viable y posible que sirva para el desarrollo armónico y crecimiento de Argentina”, concluyó la Mediterránea.