Córdoba: el robo de los $ 20 millones en una comisaría huele cada vez más feo

El monto en efectivo desapareció de la caja fuerte de la Departamental Punilla, con asiento en Villa Carlos Paz. Sólo se sospecha de policías: es que nadie que no sea uniformado entraba a ese depósito. No hay detenidos ni imputados, por el momento.

En la fiscalía de Instrucción 2 de Villa Carlos Paz avanza la investigación por un robo que cada vez huele más fétido: la sustracción de dinero de una caja fuerte de la Departamental Punilla de Policía, con asiento esa ciudad. Se trata de un depósito policial y al que no entraba nadie más que policías.

Los únicos sospechados son policías.

Fuentes judiciales confirmaron que los ladrones (policías) se robaron al menos 20 millones de pesos, entre moneda nacional y dinero extranjero. Era plata producto de allanamientos y otros operativos. También se robaron pruebas de delitos.

No hay detenidos por el momento, tampoco imputados.

Sin embargo, el fiscal Ricardo Mazzucchi, quien lleva adelante la pesquisa por las próximas dos semanas, está convencido de que fueron policías.

Tanto así que ya dispuso allanamientos en domicilios de uniformados que allí trabajaban y trabajan.

Cuando termine la feria judicial, la causa volverá a la fiscalía 3, a cargo de Jorgelina Gómez, quien inició la investigación y también está convencida de que fueron policías.

Tanto así está convencida de que trabaja con pesquisas propios y de la Policía Judicial, y con personal de confianza de investigaciones de Córdoba.

El escandoloso robo en la sede de la ex UR 3 es un grave episodio que sacude a la Policía de Córdoba.

Es un terremoto de consecuencias impredecibles.

Todo se descubrió días atrás supuestamente tras la presentación judicial de autoridades policiales que descubrieron lo sucedido.

Ladrones habían entrado a esa oficina (no está confirmado si la puerta tenía llave o si usaron una para abrirla) y luego se habían apoderado de una fortuna en dinero y otras pruebas de procedimientos.

Por ahora, hay silencio de las autoridades policiales y políticas.

“PURGA” Y SISMO

A raíz de este escándalo (y a todas luces un hecho de corrupción policial) desde la Jefatura de Policía de Córdoba se dispuso una “purga” en el más alto nivel de la Departamental Punilla.

Los por entonces jefe y subjefe de esa dependencia, José Carlos Álvarez y Carlos Javier Noriega, fueron desplazados de sus cargos.

En sus lugares asumieron Víctor Quevedo y Renato Panetta. Tienen orden de no hablar de lo que pasó.

Sus antecesores tampoco pueden (ni quieren) hablar.

Hubo desplazamientos también en el área de Investigaciones de esa dependencia de Punilla; una de las más complicadas del interior cordobés.

Vale señalar que los jefes desplazados habían llegado a ese destino hacía seis meses para “oxigenar” esa dependencia por otros hechos de supuesta corrupción. Así las cosas.

La “purga” en la Policía de Carlos Paz es la tercera “movida” en departamentales del interior provincial.

En paralelo, el nuevo Tribunal de Conducta Policial abrió una investigación interna.

¿QUIÉNES SON LOS LADRONES?

Hay sospechas, pero no certezas.

Se están tomando declaraciones y se analizan filmaciones, entre otras medidas investigativas.

Como se dijo, ya hubo allanamientos.

Mientras las miradas se posan en la Policía, otra vez, no deja de llamar la atención la impunidad de semejante robo.

La pregunta que empieza a surgir es: ¿esta sustracción es algo nuevo o, por la de actuar, ya había sido hecha en otras oportunidades?