Crece el escándalo: denuncian tres casos de abuso sexual en las inferiores de River

Comparte la noticia en ....Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0

Una médica cirujana que trabajó en River durante seis años denunció abusos de menores en las inferiores, similares a los que son investigados en Independiente. Según la denuncia presentada en la Fiscalía de Saavedra, los hechos ocurrieron en 2012.

Según se puso, la especialista trabajaba en la pensión de la institución deportiva y visitaba a los chicos los días de partido. Ella, el enterarse de los hechos les habría informado a los psicólogos quienes le dijeron que no intervenga, que era un tema de no hablar y “que no se mate”. Al poco tiempo la despidieron sin motivo alguno.

¿También en Temperley?

La Justicia investiga también si hubo hechos similares contra jugadores juveniles de Temperley. Según fuentes de la pesquisa, luego de analizar más de 70 declaraciones testimoniales, se hallaron indicios de que la red de pedófilos que captaba menores en Independiente habría cometido hechos similares en perjuicio de futbolistas juveniles en Temperley.

Dicha presunción surgió cuando algunos de los testigos indicaron que sabían que ex compañeros que antes estaban en la pensión de Independiente y que pasaron a Temperley les comentaron que fueron víctimas de la misma red.

Con respecto a los hechos que comenzaron a ser investigados en Temperley, fuentes de la investigación indicaron que en el listado de sospechosos habría nombres comunes con los imputados por los abusos en Independiente.

Allanamiento

En tanto, el domicilio del relacionista público Leonardo Cohen Arazi volvió a ser allanado en torno a la causa en la que se investiga al relacionista por su presunta participación en una red de prostitución que afectaba a jugadores de las inferiores de Independiente.

El procedimiento fue realizado en el departamento de Güemes al 4200, en el barrio porteño de Palermo, por efectivos de División Delitos Contra la Salud de la Policía de la Ciudad.

Con la presencia de la fiscal de Avellaneda María Soledad Garibaldi, los efectivos secuestraron elementos de interés para la causa. Entre ellos, chips de teléfono, anotaciones, fotos, discos rígidos, pendrives y constancias de atención médica.