Denunciaron por violencia de género a un ex jefe de la departamental Santa María

Actualmente, y luego de haber sido direccionado a Río Segundo, está en uso de licencia. La familia de la víctima fue la encargada de difundir el caso «por temor a un nuevo femicidio.

Por: Mi Valle (mivalle.net.ar)

Foto gentileza Josue Murua, Periodismo Regional En el año 2018, Oro fue enviado por la Jefatura Provincial a Río Segundo debido a las denuncias que pesan sobre los ex jefes de esta dependencia.

El Comisario Mayor Julio César Oro, ex autoridad del departamento Santa María y de la departamental Río Segundo en uso de licencia, fue denunciado por familiares de su esposa, quienes temen por su vida «tras más de 20 años de denuncias por violencia de género».

En el escrito presentado ante la Justicia se aclara que había denuncias anteriores, y que «desde hace varios años es víctima de violencia física y psicológica ejercida por parte de este hombre, a través de maltrato verbal, golpes, trato humillante y vejatorio»

Dice, por otra parte, que la denuncia fue radicada en Violencia Familiar de Córdoba, y no en su jurisdicción (Río Segundo) debido a que «este hombre tiene injerencia y poder discrecional para hacer que las denuncias en su contra se archiven, se cajoneen o manipularlas para que queden en la nada  ya que si o si se deben realizar en sedes policiales a su cargo». aclara. 

«Le imploramos tome conocimiento y pueda ejercer algún tipo de acción, ya que por la impunidad con la que se mueve Oro y por el silencio y resignación de Gabriela, la familia tiene mucho temor de que suceda lo peor y todo quede en la nada. Ella sabe de esta carta, no se anima a volver a denunciar por el terror que tiene hacia su marido, ya que como Ud. podrá ver y comprobar, cada vez que acudió a la justicia o a la policía, las represalias fueron peores y es muy probable que cuando sea consultada niegue los hechos», dice parte del escrito. 

LA DENUNCIA

«Al principio de la relación,  cuando su hijo tenía tres años y nace su hija, comenzaron los problemas de convivencia debido a que Julio tenía una relación paralela con una mujer policía  que trabajaba con él en la comisaria de Alta Grac ia. Julio decía que le prestaba dinero a sus compañeros policías y la encargada de cobrarles era esta mujer, esto para justificar el vínculo con esta mujer, a un punto tal de descaro e impunidad que esta policía llamaba por teléfono y la amenazaba de muerte. Por este hecho, la pareja de Oro realizo una denuncia por amenazas de muerte en contra de la uniformwada  el 16  noviembre del año 2004 y le dieron un número de sumario 357/04 en la Comisaria de Villa del Rosario.

Por la anterior denuncia  y por los golpes, maltrato y trato humillante que Oro le propinaba, Gabriela el día 22 del mismo mes, trató de quitarse la vida, producto de una gran depresión que le originó toda esta situación, sumado a que hacía muy poco tiempo había dado a luz a su hija. En este hecho tomo participación la policía y la justicia y se hizo un sumario también con el número 363/04, por TENTATIVA DE SUICIDIO. 

Primera denuncia: Toda esta seguidilla de problemas lo único que hizo fue intensificar aún más las situaciones de maltrato, al punto tal que el día 30 de noviembre del mismo año, Julio enfurecido por la denuncia que su esposa le hizo a la uniformada, le propina una soberana paliza y le desfigura la cara. Es por ello que Gabriela le hizo una denuncia por lesiones a Oro, allí en la misma comisaria, temiendo por su vida y por sus pequeños hijos, en esa oportunidad  le dieron el número de sumario 376/04. 

Segunda denuncia:   A pesar de todas estas denuncias realizadas, más todas las veces que el móvil de la comisaria de Villa del Rosario acudió al domicilio de Gabriela, la pareja de Oro,  por los problemas familiares y las agresiones, todo quedó en la nada, tanto Oro como su pareja en Alta Gracia no tuvieron consecuencias judiciales ni administrativas. 

Los parientes pensamos que se debía a la complicidad con Julio por su condición de policía, es más, el 06 de diciembre del 2005, la volvió a golpear brutalmente y a la vista de los vecinos de tal manera que nuevamente hizo la Denuncia por lesiones en la comisaria, le dieron el número 397/05, pero el tratamiento fue igual. Todas estas denuncias en teoría bajo la órbita judicial de la Fiscalía de Rio Segundo.

Existen más denuncias por lesiones y amenazas pero no se pudo conseguir el número de sumario. Entendemos que arteramente fueron convertidas en exposiciones por los policías para no comunicarlas en Fiscalía. 

TTestigos de todo este padecimiento son policías que actualmente siguen trabajando en la zona, más los policías de los móviles que casi a diario acudían al domicilio por las llamadas de los vecinos,  ellos conocen bien esta situación ya que algunos atendieron a Gabriela y le tomaron las denuncias y exposiciones. Todos los policías mencionados viven en Villa del Rosario. Somos conscientes que en los últimos tiempos la justicia avanzó mucho en el tratamiento de estos delitos, pero nuestro temor es que ante el silencio de Gabriela, ya resignada por el paso del tiempo, suceda lo peor y este señor se siga manejando impunemente.

VINCULOS Y ESTRATEGIAS DEL DENUNCIADO PARA MANTENERSE IMPUNE

El denunciado se jacta de haber salido en los medios de difusión por ser quien le colocó la pulsera magnética a Fabio la Mole Mol, justamente por violencia de género. También de haber participado en el procedimiento por el femicidio de Verónica Tottis ocurrido en cercanías de Río Segundo y amenaza a Gabriela diciéndole que conoce todos los vericuetos legales e investigativos, que por su vínculo muy cercano con la Fiscal XXXXX de la Fiscalía de Rio Segundo, a el nunca lo van a imputar o investigar por algún hecho similar es más, que cualquier denuncia en su contra la Fiscal la va a desestimar automáticamente. Por este motivo continúa con agresiones y violencia física, siempre cuidándose de no marcarle el cuerpo o la cara, claro está que por su jerarquía policial los móviles ni siquiera se llegan al domicilio.

 DAÑOS COLATERALES DE LA VIOLENCIA FAMILIAR

 Su hijo por el estrés de todas la situaciones de violencia vividas los últimos años, sufrió  una parálisis facial, lo que encima le trajo aparejada situaciones de bullying en la escuela, con decirle que por esta situación renuncioó a concurrir al viaje de egresados del secundario.  Julio Oro es una mala persona, desde el año 2018 es jefe de la Departamental Rio Segundo, siempre mantuvo relaciones paralelas con una total descaro, actualmente y desde hace un par de años, atrás se relaciona con otra mujer policía de Alta Gracia, quien sería la nueva cobradora de préstamos, permanentemente habla con ella o se mandan mensajes, sin siquiera tratar de ocultarlo.  Oro se jacta hizo de su muy buena relación con la Fiscal de Rio Segundo, él dice que con su ayuda hizo correr a los jefes anteriores inventándoles una causa judicial, pero acá en Villa del Rosario y en Rio Segundo todos saben que el mismo, le vendió a un señor de Pilar dueño de una chatarrería, más de 300 bicicletas secuestradas del depósito judicial de Rio Segundo y una caja de velocidades de una camioneta también secuestrada a un señor de Villa del Rosario, con la complicidad de otro policía quien estaba a cargo del DEPOSITO JUDICIAL DE RIO SEGUNDO, todo ello sin ninguna consecuencia judicial o administrativa.

 ACTIVIDADES DE PRÉSTAMOS Y USURA

Amén de estos hechos, Oro sigue su actividad de prestamista con su nueva pareja,  además se dedica a la compra y venta de terrenos en Alta Gracia y zona de La Marianita, esta actividad con la complicidad de un hombre de la zona para lo que utiliza los móviles policiales del lugar para cuidarlos y que no se los usurpen. 

Entre sus subordinados-clientes de préstamos, figuran las personas que a continuación se detallan, ya que Gabriela pudo ver pagares de estas personas con sus datos personales y firmados en poder de ORO: XXX

Demás está decir que para que sus “clientes” de préstamos cumplan con el pago los aprietes los realiza atraves de su pareja, la policía e Alta Gracia quien se encarga de recordarles que de no cumplir ORO tomara represalias administrativas con ellos como sanciones, traslados, etc. Lo que puede realizar por su jerarquía de comisario mayor.

PERSONAL POLICIAL A SU CARGO, CLIENTES Y TESTIGOS A SU FAVOR

Además de ser clientes cautivos por ser personal policial a su cargo trabajando en la misma comisaria de ALTA GRACIA, alguna de estas mujeres fueron convocadas por ORO como testigos a su favor en un sumario administrativo que se le inicio en el Tribunal de Conducta Policial y Penitenciario. Claro está que por la dependencia laboral y comercial las personas declararon a su favor y según el mismo se jactaba, gracias a esos testimonios resultó absuelto en ese sumario administrativo. Todo lo narrado puede ser corroborado en dicho Tribunal. Realmente desconocemos si estas acciones configuran delitos, lo que si entendemos que no se condice con su condición de policía. Sus actos dejan mucho que desear. La impunidad del hombre es tal, que fíjese Ud. con todo lo que se relató (que es comprobable), este señor es la máxima autoridad policial en el lugar donde reside.  Pensamos además que cuando esta denuncia llegue a manos de la Fiscal de Río Segundo inmediatamente la va a desestimar dado su vínculo con el denunciado, como siempre sucedió con las denuncias anteriores. Sra. Fiscal, en razón de los crecientes femicidios, este caso, Dios no lo permita, tiene todos los ingredientes para desencadenar una tragedia similar, ya sea que GABRIELA sea asesinada por su esposo o que la induzca a un suicidio.

Le imploramos tome conocimiento y pueda ejercer algún tipo de acción, ya que por la impunidad con la que se mueve ORO y por el silencio y resignación de Gabriela, la familia tiene mucho temor de que suceda lo peor y todo quede en la nada. Ella sabe de esta carta, no se anima a volver a denunciar por el terror que tiene hacia su marido, ya que como Ud. podrá ver y comprobar, cada vez que acudió a la justicia o a la policía, las represalias fueron peores y es muy probable que cuando sea consultada niegue los hechos.

Lo que no podrá negar es todo lo que se denunció a través del tiempo y lo cual está asentado o deberían obrar registros en la Comisaria de Villa del Rosario y en los Tribunales de Rio Segundo.

Entendemos que los hechos narrados ocurren en un lugar que no le corresponden por su jurisdicción y es por ello que también enviamos sendas cartas al Tribunal de Conducta Policial, al Intendente de Villa del Rosario y a los medios de prensa, para que se divulgue y de alguna manera tome estado público, ya que si algo malo le sucede a Gabriela, por lo menos exista un antecedente de lo que está ocurriendo desde hace larga data, y para que Julio Oro no manipule con sus influencias la verdad y así nuevamente vuelva a zafar»

NOTA ACLARATORIA: SE BORRARON TODOS LOS NOMBRES DE PERSONAS SUPUESTAMENTE INVOLUCRADAS Y SOLO SE DEJÓ DEL DENUNCIADO, DEBIDO A QUE EL TEMA SE ENCUENTRA EN PLENA ETAPA INVESTIGATIVA.