El cansancio de Macri: “Son dos días que ya estoy muerto, muerto”

Transcurría la conferencia de prensa cuando el locutor anunció que había llegado el turno de la última pregunta. Y ahí, Mauricio Macri se sinceró: “Uf, pensé que no llegábamos nunca a la última. Vengo… Son dos días que ya estoy muerto, muerto”.

Macri ya había dado algunas muestras de cansancio durante la intensa jornada del viernes, que terminó con la gala en el teatro Colón en la que se emocionó hasta las lágrimas.

Más allá de la satisfacción de haber logrado que la Cumbre tuviera su documento final, el presidente no dudó en reconocer su agotamiento. Sin embargo, su actividad oficial continuará a lo largo de todo el sábado, ya que cerrará con una reunión bilateral con el presidente Ruso en la Casa Rosada.

Y, a diferencia de otros domingos en los que se refugia en la quinta de Los Abrojos, mañana Macri recibirá en Olivos al presidente de China, Xi Jinping, el único de los mandatarios que llegó al país en visita de Estado