El drama de los vecinos en Córdoba: robo de autos, casas y narcotráfico

Habitantes de distintos barrios cuentan sus padecimientos frente a la expansión del delito y mencionan sus modalidades.

Matías Calderón

Alas 21.30 del pasado martes, la noche recién comenzaba a arrojar sus primeras novedades. En barrio Portal del Jacarandá, a la altura de la Recta Martinolli al 8900, en la zona noroeste de la ciudad de Córdoba, dos sujetos intentaron entrar a una casa. Unas cuadras más allá, tres móviles de la Policía se apresuraron a asistir frente al grito de dos vecinas que corrían hacia ellos. “A la vuelta están entrando a una casa”, alertaron las mujeres en un evento más sobre la inseguridad en Córdoba.

La escena siguió así: los uniformados rápidamente comenzaron a pedir datos. Una de las mujeres los aportaba. De súbito, la de menor edad interrumpió todo: “Mientras ustedes me piden mis datos, los dos tipos están sentados, tomando una coca en un quiosco de la Recta”, reprochó.

El hecho delictivo se fraguó, dado que un móvil asistió a la zona señalada, pero no hubo detenciones. Tampoco hubo una denuncia formal por parte de las afectadas.

A la misma hora, terminaba una reunión entre 16 barrios, representados por sus referentes vecinales, y autoridades del Ministerio Público Fiscal. “Los centros vecinales de zona norte nos reunimos con Gonzalo Moreno (director de Sumario y Asuntos Judiciales) y Lourdes Campanucci (directora General de Planificación y control de Gestión del Ministerio Público Fiscal). Les pedimos cambios urgentes y les explicamos lo que gastamos en protegernos”, detalló Daniela Noguera, de barrio Urca.

Los vecinos de la zona norte de la ciudad de Córdoba recibieron a La Voz en el centro vecinal de barrio Alejandro Centeno y Los Angeles. (José Gabriel Hernández / la Voz).
Los vecinos de la zona norte de la ciudad de Córdoba recibieron a La Voz en el centro vecinal de barrio Alejandro Centeno y Los Angeles. (José Gabriel Hernández / la Voz).

Horas antes de la reunión, durante la mañana, había trascendido el pase a licencia del comisario de la zona norte de la ciudad, Víctor Di Stéfano.

EL IMPACTO DE LAS CASAS ABANDONADAS Y LAS MODIFICACIONES DE LOS ENTORNOS BARRIALES

Los vecinos de los 16 barrios representados dijeron a este medio que uno de los mayores dramas que vive la zona son los “cambios estructurales en la población”.

“Hay una o dos casas vacías por cuadra. Los dueños vendieron porque ya no se puede vivir más acá y se fueron a ciudades de las Sierras Chicas o a countries. O alquilan, y para hacerlo no piden ningún requisito”, explicaron. “Los automóviles amanecen todos los días sin ruedas. O con los vidrios rotos. Los delincuentes buscan cualquier cosa para robar y vender”, agregaron.

El viernes, vecinos de los barrios Quintas de Argüello, El Refugio y San José realizaron una segunda marcha contra la inseguridad. La movilización se llevó a cabo en la esquina de Recta Martinolli y Huayna, a las 19.

Los vecinos ponen carteles en sus autos para evitar robos. (José Gabriel Hernández / La Voz).
Los vecinos ponen carteles en sus autos para evitar robos. (José Gabriel Hernández / La Voz).

“No damos más, estamos desesperados. Mi hija vive permanentemente con miedo y me pide que le pague un remise para ir a comprar al negocio que está a cuatro cuadras. Le robaron desde una moto, le quitaron el celular y le dijeron que la iban a matar”, expresó Marta, que se había autoconvocado en el lugar.

EL NARCOTRÁFICO Y UN PROBLEMA CADA VEZ MÁS RELEVANTE

Una mamá, que pidió reserva estricta de su identidad, habló con este medio sobre la participación de su hijo en un robo de modalidad “piraña”. El hecho fue desbaratado por la Policía en medio de los reclamos por la inseguridad. Se registró durante la noche del domingo en la zona del Parque Sarmiento, en barrio Nueva Córdoba.

El testimonio que dejó la joven mujer advirtió que la zona está “copada por los narcotraficantes” y que la “banda del Parque”, que actuó en el robo piraña, estaría integrada por chicos muy jóvenes y adolescentes del cuadrante sur de la ciudad. El dato coincide con las pistas que maneja la Policía en la etapa de investigación de los hechos.

Robos piraña en Nueva Córdoba este fin de seman. (Captura video).
Robos piraña en Nueva Córdoba este fin de seman. (Captura video).

Los vecinos de San Vicente, que volvieron a movilizarse y a pedir por la presencia de Gendarmería Nacional el pasado miércoles, dijeron que “el delito se expande según lo que ocurra con el narcomenudeo”.

“Acá sabemos que si cae algún ‘narco’ empiezan a agitarse las familias. Una importante cantidad de personas viven de la venta de drogas. Cuando cierran una boca, empiezan a salir a robar porque se quedan sin sus ingresos”, aseguró una fuente.

“Nos estamos rebelando los inseguros. Hay mujeres que duermen en sus automóviles para que no les roben”, enfatizó la presidenta del centro vecinal de barrio San Vicente, Graciela Francés.

Otra fuente que también se amparó en el anonimato señaló a la explanada del CPC del barrio sanvicentino como uno de los epicentros del narcomenudeo.

TERMINALES: OTRO PUNTO “ROJO” EN EL MAPA DEL DELITO

Días atrás, Agustín Blanco publicó en su cuenta de Twitter un relato. Allí contó detalles sobre cómo fue atacado en la zona de la Terminal de Ómnibus. El posteo se llenó de comentarios con la descripción de vivencias similares.

En diálogo con Agustín, reprochó el abandono que pesa sobre aquel punto céntrico de la ciudad. “No fue un hecho aislado. Pasa todo el tiempo en la Terminal en esta época en que llegan los ingresantes a las universidades. Una chica me contó que la descripción del hombre que hice en Twitter se correspondía con la de un tipo que también le había robado a ella”, alertó.

El domingo pasado, el joven llegó a la Terminal a las 22.30. Al salir, tomó por el puente hacia bulevar Illia para subirse a un remise, sin salir del predio de la estación. No consiguió un coche, así que siguió con dirección hacia Tránsito Cáceres. “No había nadie y una persona me preguntó si tenía plata para un viaje. También me pidió la hora y ahí me di cuenta de sus intenciones”, contó.

Para ese momento, ya había bajado del puente de la Terminal por donde caminaba: “Tenía una mochila gris con un arma. Me dijo que estaba armado, que le diera el celular y la billetera. Cuando salió corriendo me gritó que me fuera”.

El damnificado vio cómo la gente que estaba en el lugar comenzaba a perseguir al hombre que se llevaba sus cosas. Sin pensarlo dos veces, abordó el primer taxi que encontró y se fue de aquel lugar.

“Luego de la publicación, me empezaron a llegar mensajes de gente que sufrió robos en el túnel subterráneo que conecta la Terminal 1 con la 2. También me contaron que a cualquier hora del día se producen robos en esa zona”, alertó el joven.

También agregó que dentro de la Terminal hay menos hechos delictivos por la presencia de seguridad privada. Pero afuera, dijo, los ladrones esperan a sus víctimas de a pie, a plena luz del día.