El FdT se reacomoda y va por los propios que no votaron

Algunos dirigentes ya volvieron al ruedo en los territorios, aunque todavía no se definieron objetivos electorales y mensaje a bajar. Esperan lineamientos de la conducción nacional.

Por Bettina Marengo

El Frente de Todos cordobés se reacomoda luego de unas Paso que no dejaron conforme a nadie, más allá de que el oficialismo nacional tuvo derrotas contundentes en distritos a priori más peronistas o cristinistas que esta provincia. No son horas sencillas para el espacio que representa al gobierno nacional, y la tensión y crisis entre el presidente Alberto Fernández y su vice, Cristina Kirchner, agudizó la incertidumbre en Córdoba.

La lista que encabezan Carlos Caserio para el Senado y Martin Gill para diputados sacó 10,9% y, con ese registro, retiene la banca que puso en juego en la cámara baja, pero pierde el lugar en el Senado que actualmente tiene el punillense.

Hacia noviembre el escenario es complejo y los actores de la campaña afirman que la primera medida para mejorar será salir a buscar a los votantes propios que no participaron el 12 de septiembre, o que emplearon el voto castigo. En 2019, con participación récord, casi el 30% del padrón provincial, unos 658 mil, optó por el Frente de Todos en Córdoba y le puso el voto a AF: En las Paso la cosecha fue inferior a los 200 mil, con una participación del 63% de los electores.

“Vamos a salir a buscar a los compañeros que no fueron a votar”, sostuvo un candidato, y reforzó la palabra “compañeros”. “Estamos hablando con los compañeros que estuvieron trabajando en las Paso y vamos a consolidar ese trabajo” de militancia, señaló.

El Frente todavía no tuvo una reunión de candidatos, entre los que hubo pases de factura y críticas tanto privadas como públicas. “Lo que se vio en el FdT a nivel nacional como producto de la derrota, pero con otros nombres y otra magnitud, también pasó en Córdoba”, sostuvo una fuente que lo ve de adentro. Se habló de un encuentro hoy, convocado por Caserio, pero pasaría a la semana próxima. Aún no se definió qué quiere la conducción nacional para la campaña en Córdoba, qué objetivos electorales se fijarán y con qué mensaje o estrategia. Para muchos, el objetivo es que Juntos por el Cambio no llegue a la sexta banca (con los resultados de las Paso se quedaría con 5), lo que se lograría si Hacemos por Córdoba sostiene las tres que se le adjudicarían con el resultado de las PASO, y el macrismo no se despega hacia arriba en la cantidad de votos.

Sin embargo, algunos ya empezaron a calentar motores. La diputada Gabriela Estevez, segunda de la lista de senadores, comenzó recorridas por varias seccionales de la Capital, departamento donde el FdT sacó dos puntos menos que en la general provincial. La referenta de La Cámpora en Córdoba ya se reunió con referentes del “planeta K” que orbita en torno a la Casa Patria. “Estamos reagrupando luego de la catarsis, para retomar la campaña”, afirmó un frentetodista. Estevez estuvo ayer en las seccionales 1, 2, 3, 10 y 11, y en el resto durante la semana, pero en su entorno afirman que “ no es un reinicio formal de campaña, pero está recorriendo territorios y reuniéndose con los compañeros”.