El gigante brasileño BRF le vende a La Piamontesa su última empresa y se va del país

Se desprendió de activos por US$ 145,5 millones, entre ellos marcas como Paty, Bocatti y Calchaquí.

La brasileña BRF vendió su última empresa en la Argentina y se fue del país. El gigante de los alimentos se desprendió de la compañía Campo Austral por un total de US$ 35,5 millones. 

En total, Campo Austral tiene una capacidad de faena de 2.300 cerdos por día y de procesamiento de 2.144 toneladas por mes, lo que incluye productos como embutidos y carne.

La venta se hizo en partes. Por un lado, se desprendió de la planta ubicada en  Florencio Varela y todos los activos y pasivos, incluyendo las marcas Bocatti y Calchaquí, que pasarán a manos de la firma argentina Bogs, una sociedad conformada por Santiago Boschini y Gustavo Portela, con negocios en el sector agropecuario.

Luego, sin la planta de Florencio Varela ni esas marcas, BRF transferirá el 100% de las acciones de Campo Austral, incluyendo las fábricas de San Andrés de Giles y Pilar, además de la marca Campo Austral a la también argentina La Piamontesa de Averaldo Giacosa y Compañía.

Con esta operación, BRF, que supo desembarcar en el país con una seguidilla de compras se retira de la misma forma en que llegó: con un raid de ventas que se inició con la transferencia de Quickfood, la dueña de las hamburguesas Paty, a la brasileña Marfrig por US$ 60 millones y la de la productora avícola y dueña de la margarina DánicaAvex a Granja Tres Arroyos y Fribel por US$ 50 millones. 

En total, se deshizo de todos sus activos por US$ 145,5 millones.

La venta de sus negocios en el país forma parte del plan de reestructuración operativo y financiero anunciado a finales de junio del año pasado. Para conseguir efectivo, la firma había decidido vender sus unidades operativas en Europa, Tailandia y Argentina para mejorar la estructura de capital.

Hasta septiembre, BRF registró una pérdida neta de 2,3 mil millones de reales (US$ 620 millones), un valor seis veces mayor que el mismo período del año pasado. En el mismo período, la compañía catarinense registró un retroceso del 7,4% en los ingresos netos, presentando un volumen de ventas de 17,5 mil millones de reales (US$ 4.700 millones). En el tercer trimestre, las pérdidas fueron de 812 millones de reales, pero menores que en el segundo trimestre, cuando perdió casi el doble de ese valor (1.400 millones).

Fuente: Diario Clarín