El Gobierno espera tratar y aprobar el jueves el acuerdo con el FMI: con cuántos votos cuenta

Tras las exposiciones de Juan Manzur y Martín Guzmán ayer, el jefe de senadores del Frente de Todos, José Mayans, confirmó hoy se define el dictamen y que la aprobación definitiva del acuerdo con el Fondo en sesión será el jueves. Cuántas manos alzadas oficialistas y cuántas opositoras habría.

El Gobierno nacional que encabeza Alberto Fernández se encuentra confiado en que, nuevamente con el apoyo central de la oposición ante el rechazo de parte del oficialista Frente de Todos, tiene las voluntades necesarias para convertir el jueves en ley el acuerdo con el FMI para refinanciar la deuda tomada por Mauricio Macri.

El cronograma, y la confianza, que tiene pensado el Poder Ejecutivo quedó confirmado luego de las exposiciones del jefe de Gabinete, Juan Manzur; y del ministro de Economía, Martín Guzmán, además del resto de los funcionarios en la comisión de Presupuesto y Hacienda.

Es que el propio jefe del bloque de senadores del Frente de Todos, José Mayans, precisó que se espera para hoy martes la votación del dictamen, mientras que la aprobación definitiva del acuerdo con el FMI será en sesión este jueves. Esto habilitaría a que el directorio del organismo internacional trate lo votado antes del próximo vencimiento y, así, lleguen a tiempo los fondos para solventarlo.

Para que todo salga según lo planeado, hubo que sortear un escollo que el propio Gobierno se puso por delante: el rumor de una suba de retenciones a los granos. Guzmán debió hacer una expresa mención a que el Gobierno no evaluaba un aumento de esos tributos, cosa que luego replicó en la Casa Rosada la portavoz Gabriela Cerruti.

Esto fue por la inesperada pero justificada decisión del Ministerio de Agricultura de cerrar el domingo el registro de exportaciones de harina y aceite de soja, dos subproductos, que sirvió de alerta para los legisladores de Juntos por el Cambio. La primera intervención de un senador opositor fue preguntar sobre la suba de las retenciones.

Más alla de que el macrismo declama que no avalarían una suba de impuestos, mal que le pese a la administración porteña de Horacio Rodríguez Larreta, JXC tiene una estrategia de respaldo incondicional a las patronales agropecuarias y, una suba de las retenciones, condicionaba su apoyo al acuerdo en el Senado. 

Guzmán respondió que ninguna orden de suba de retenciones o impuestos está contemplada en el acuerdo. Dijo que lo que sí hay es una serie de metas que el país debe alcanzar en base a las políticas que el Gobierno resuelva, pero no se le indica cuáles. Precisó que el explosivo aumento de las commodities por la guerra entre Rusia y Ucrania «está presente en Argentina» y que hay que impedir que erosionen – aún más – la capacidad de compra de los argentinos. Y finalmente aclaró que no analizan subir derechos de exportación al trigo, el maíz, el girasol y el poroto de soja.

VOLUNTADES Y POROTEO

Con el descarte de una suba de retenciones, mientras se negocia alguna alternativa con el «campo», el Gobierno daba por descontado que retenía el respaldo del bloque de Juntos por el Cambio. Es que sin esas manos, no aprobaría el acuerdo.

En la bancada del Frente de Todos, como sucedió en Diputados, el clima parece dividido. En la reunión de bloque previa a la exposición de Manzur-Guzmán se precisó que se daría libertad de acción para que cada uno vote según le parezca.

«No es nada lindo, pero es algo necesario», dijo el misionero Maurice Closs sobre el entendimiento con el Fondo. Hubo expresiones similares en entrevistas periodísticas de otros legisladores, como el entrerriano Edgardo Kueider, que responde al mandatario Gustavo Bordet. 

En el sector referenciado en la vicepresidenta Cristina Kirchner y La Cámpora, el panorama es distinto. Oscar Parrilli no participó, ya que se quedó en Neuquén. Estará en la sesión del jueves. Anabel Fernández Sagasti y Mariano Recalde escucharon a Guzmán, pero no hablaron. Cristina recibió en su despacho a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, junto al titular de la comisión de Relaciones Exteriores, Adolfo Rodríguez Saá, y el ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro

Así las cosas, el presidente Fernández y su entorno contabilizaba para este jueves los 33 votos de Juntos por el Cambio, que sería más homogéneo que en Diputados, y de 20 a 25 voluntades de las 35 del bloque del Frente de Todos. Esto signfiica que espera entre 10 y 15 expresiones propias por la negativa, porcentaje similar a la división de la semana pasada en Diputados.