En Córdoba, la luz y el gas suben muy por encima de los salarios

Un informe de Otes asegura que los incrementos tarifarios superan a las paritarias

En nuestra provincia, el costo de la energía y del gas natural han aumentado, entre los años 2015 y 2019, por encima del nivel general de precios de los salarios registrados y del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVYM). El dato se desprende del informe “Energía, Tarifas y Salarios” que realizó el Observatorio de Trabajo, Economía y Sociedad de Córdoba (Otes).

Desde Otes destacan dos aspectos sobre el precio de los servicios en los hogares cordobeses. El primero de ellos es que los valores de electricidad y gas crecen, en el período estudiado, “por encima del nivel general de precios, lo que sucede principalmente entre 2016 y 2019”. “(Esto) implica que los aumentos tarifarios son una de las razones que dinamizan el aumento en el nivel general de precios”, asegura el informe.

En segundo término, desde el observatorio indican que “de la comparación de la evolución de los precios de gas y luz respecto a las variables salariales (Ripte y SMVYM) se desprende que el gasto en energías representa cada vez una mayor porción de los ingresos de las personas”.

El Ripte es la remuneración promedio que perciben los trabajadores en relación de dependencia y que han sido declarados en forma continua durante los últimos 13 meses. Así, para tomar un ejemplo, en términos de SMVYM, la suma del costo de una tarifa de gas por 58 metros cúbicos y una de luz por 200 kilovatios en Córdoba, alcanzó su menor valor de los últimos siete años en 2015, donde representaba alrededor del 4% de un SMVYM, asegura el estudio.

“Este guarismo crece a partir de 2016, debido a los aumentos de tarifas y el deterioro salarial, hasta alcanzar un máximo de 18% en 2018, y reduciéndose levemente hacia diciembre de 2019, momento de cambio de gestión a nivel nacional”, agrega el informe. Pero a partir de 2020, con el congelamiento del monto de las tarifas, “este porcentaje se fue reduciendo hasta llegar a poco menos del 12% en mayo de 2022”.

“Observamos entonces que en términos del SMVYM, aunque podemos extender está dinámica a los salarios registrados (…), si bien el congelamiento de tarifas de los últimos dos años implicó una reducción del costo real de estas, se encuentran en un punto medio entre los niveles de 2015 y el máximo alcanzado en 2018”, concluye el informe.

Falso federalismo: la energía cuesta el doble que en Caba

El informe también refiere a la polémica por la diferencia tarifaria entre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba) y las provincias.

“Si bien todas las distribuidoras compran la energía al mismo precio, se encuentra vigente la discusión respecto a un comportamiento inequitativo de Cammesa (la compañía que regula el mercado eléctrico mayorista en el país) en cuanto a las deudas que les permiten tener a las distintas distribuidoras con ella.

En Córdoba, desde el gobierno provincial se sostiene que, por ejemplo, las empresas encargadas de la distribución de energía en Caba, no pagan la mayor parte de la energía que le compran a Cammesa y tienen de esta manera un subsidio encubierto”. “Sin embargo, desde la actual secretaría de Energía de Nación, se sostiene que el diferencial de costos es explicado por el Valor Agregado de Distribución cargado por Epec a la factura”, agregan.

Para ejemplificar esta diferencia, desde Otes explican: “Una factura de abril de 2022 emitida por Epec pagaba un costo de $ 7,50 por kilovatio/ hora, mientras que en el mismo período una factura emitida por Edesur, encargada de la distribución en la zona sur de Caba, cargaba un precio de $ 3,78 por kilovatio/hora. Es decir, un 50% de lo cobrado por EPEC”.