En el país de la abundancia, reina la escasez

Por Dario Gómez Pucheta

Al finalizar el gobierno de Cristina Fernández, el Estado Nacional había recaudado por derechos de retenciones a los granos u$s 88.000 millones de dólares (1). En aquel momento implicaba el 60% de la deuda externa del país.

El 14  de diciembre de 2015, el presidente Macri, a sólo cuatro días de asumir anunció la quita de retenciones a granos y carnes, manteniendo las de soja con reducciones en la alícuota. La medida fue festejada por los sectores vinculados al campo, que se habían recuperado de la crisis del 2001, y el Estado dejó de recaudar una importante cantidad de ingresos producto de la extracción de recursos del suelo nacional.

Es sabido, que la exportación de materias primas es la actividad predominante de la economía de nuestro país y por lo cual la FAO ha reconocido que Argentina produce alimentos para 440 millones de personas (2), es decir, se produce para una población 10 veces mayor a la que tiene el país. Sin embargo, se estima que 1 de cada 10 argentinos es indigente por lo que no cuenta con los recursos necesarios para el consumo de alimentos que le garanticen la ingesta de calorías y nutrientes convenidos como los mínimos y necesarios. La UCA (Universidad Católica Argentina) en su último informe del Barómetro de la Deuda Social indicó que el 51,7% de los niños y niñas del país viven en hogares que no tienen ingresos para cubrir la canasta básica de alimentos.

¿Podemos darnos cuenta del problema? La Argentina ocupa la octava posición de los países con mayor superficie territorial del planeta, todos los climas, recursos naturales que posibilitaron el enriquecimiento de una sector reducido de la población (cercano al 1%) que concentran altos porcentajes del territorio productivo (muchos de estos propietarios son empresas de agro negocios extranjeras). Como consecuencia, esos recursos naturales se encuentran en proceso de externalización, convirtiendo a la Argentina en uno de los más desiguales del planeta y con daños ambientales irrecuperables.

(Imagen: Gentileza Concienciamedios.com.ar).

En la misma línea extractivista, las opciones políticas con posibilidades de ganar en las próximas elecciones nacionales, mencionan a Vaca Muerta como un proveedor de divisas a la economía nacional. El yacimiento petrolífero confirmado por la estatal YPF en 2011, convierte a la Argentina en una reserva de petróleo y gas  alcanzando la cifra estimada de 27 mil millones de barriles, desplazando a EE UU del segundo reservorio de shale gas del mundo. Es poco lo que se habla sobre este tema en  nuestra sociedad, poco sabemos sobre las consecuencias ambientales de la extracción de estos recursos no convencionales, menos sabemos sobre cómo el Estado recaudará las regalías por la explotación de esos recursos  y muchos menos a qué se destinarán las mismas.

El sociólogo Michel Foucault nos posibilita aproximarnos a una respuesta. En sus clases sobre “Seguridad, Territorio, Población” explica cuáles son los problemas de la Gubernamentalidad, entendida esta como una tecnología de poder que consiste en controlar las revueltas sociales de la población ante la escasez. Desde su concepción gran parte del problema de gobernar, es controlar que la población o sectores de estos no generen conflictos. Si esto es así, el oficialismo hace un uso casi perfecto de la tecnología, apelando a diversos dispositivos discursivos consistente en un relato de régimen signado por eufemismos, desvalorización de símbolos institucionalizados y la desjerarquización de problemas, generándonos un shock (3) en el entendimiento de la realidad.

Como ejemplos de estos tres dispositivos podemos mencionar: Los eufemismos, siendo el paradigma del relato el “sinceramiento de precios” que en la práctica significó un acentuado aumento de tarifas  y precios. La “desvalorización de símbolos”, como el de la Presidencia de la Nación y las fechas patrias, acción que se llevó a cabo desde el primer momento de la asunción de Mauricio Macri con la presentación de un amparo que puso en duda la hora de finalización del mandato de la Presidenta saliente (4), obteniendo como resultado que el acto de entrega de símbolos de poder no se realizara. Inmediatamente después, todos recordamos el baile del presidente en el histórico balcón de la Casa Rosada, sacralizando y rompiendo con la figura de conductor que se suele esperar de los presidentes. En tercer lugar (descriptivo, ya que todos los dispositivos son usados en igual grado), la “desjerarquización de problemas”, que como ejemplo podemos mencionar el tratamiento que se hizo de la desaparición del ARA San Juan con 44 tripulantes de la Armada argentina, que luego de un largo periodo de negación o invisibilización fue abordado por el gobierno con menor importancia que la de darnos consejos de porque deberíamos usar lamparitas led mediante un mensaje presidencial. Herramienta que no se utilizó para tratar la desaparición del submarino, ni su aparición; ni por la desaparición y confirmación de la muerte de Santiago Maldonado.

El gobierno de Mauricio Macri “niega la política”. (Foto: portaldenoticias.com.ar)

Este es un gobierno de la escasez, porque niega la política, su gobierno se reduce al equilibrio en los números. Desde las categorías de Foucault, gobernar es muchos más que administrar, es poner la política como el arte de conciliar, de romper los límites de la inclusión, es crear alternativas y construir esperanza. Cambiemos carece de todas esas artes necesarias para gobernar, sin embargo puede lograr relativos éxitos porque disuade los conflictos, negando, dilatando,  reprimiendo a sus portavoces, y si eso falla apelando al disciplinamiento militar y policial. Ninguna de estas estrategias son sustentables, solo es cuestión de tiempo (que pareciera ser lo que el oficialismo busca ganar).

En el país de la abundancia, reina la escasez, porque durante décadas la lógica empresarial se instauro culturalmente desde la educación formal e informal. En la Argentina, el país más dolarizado después de EE UU, todo es escaso,  la naturaleza que tiene dueños, los alimentos que salen de nuestro suelo y se van las grandes potencias, los dólares que tiene el FMI pero que al llegar a la Argentina se van para controlar el precio del dólar y pagar intereses de la deuda externa que contrajo el gobierno del PRO y la neoliberal Unión Cívica Radical por u$s 187 mil millones (5).

Generar la escasez es la estrategia de los promotores del “mercado”, cuando algo es escaso aumenta su demanda y consecuentemente su precio, por eso ¿no es llamativo que un gobierno de ricos y empresarios nos propongan escasez?

Cuando hasta las palabras para explicar lo que pasa son escasas, la Gubernamentalidad está fallando y las resistencias a las privaciones surgen creativamente por todos lados. Ahora el tiempo juega a favor del pueblo y eso Cambiemos (o Juntos por el Cambio) no puede comprarlo, ya tiene fecha de vencimiento.

* Darío Gómez Pucheta es Doctor en Políticas Públicas.

1) Comandone, Julieta. El Cronista Comercial. 29  de Septiembre de 2015. Link: https://www.cronista.com/economiapolitica/Por-retenciones-el-Gobierno-recaudo-us-88.000-millones-desde-2002-20150929-0062 .html Copyright ©

2) Daniel Pardo. Corresponsal de BBC Mundo en Argentina. Por qué hay hambre en Argentina si se produce comida para 440 millones de personas (10 veces su población). https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-45303359

3) La Doctrina del Shock de Naomi Klein. https://www.youtube.com/watch?v=Nt44ivcC9rg

4) El Macrismo recurre a la Justicia para que Cristina deje su función a las 0 horas del Jueves.  https://www.clarin.com/politica/macrismo-justicia-cristina-funcion-jueves_0_HJHld8ktvQl.html

5) Según el Observatorio de la Deuda Externa, organismo de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) e el monto de la Deuda Externa que habría generado el gobierno de Mauricio Macri.

× ¿Querés comunicarte con Mystica?