Gobierno inicia diálogo con frente hospitalario fortalecido

El Ministerio de Salud recibe hoy a las 14 a la Coordinadora de trabajadores de Salud, luego del paro y la movilización de ayer. El reclamo es una suba del 200% al básico. Negociadores con experiencia, se buscan.

Bettina Marengo

Siguen abiertos los conflictos salariales con el sector salud y con los maestros provinciales nucleados en la UEPC. Ninguno de los dos sectores acepta el acuerdo paritario que sí firmó el SEP la semana pasada.

Por segundo miércoles consecutivo el personal de salud de la provincia se movilizó en las calles de Córdoba en el marco de un nuevo paro de actividades que tuvo como sello la organización de la Coordinadora Córdoba Salud Unida, al margen de la representación gremial del Sindicato de Empleados Públicos (Sep), de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (ATSA) y de la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS), agrupación con base hospitalaria pero no reconocida por el Gobierno provincial a la hora de las paritarias.

Para hoy a las 14 horas está previsto que el Ministerio de Salud reciba al comité  de delegados de la Coordinadora,  integrado por seis representantes de cada área de Salud, más un residente. Una de las caras visibles es el médico riocuartense Juan Pablo Vaglione, quien ayer destacó que, lejos de desgastarse el reclamo, como predecía el gobierno, se fortaleció.

No se informó quien será el interlocutor del oficialismo, aunque se supone que la ministra Gabriela Barbás. Se menciona la intervención del presidente del bloque de legisladores de Hacemos por Córdoba, Francisco Fortuna, exministro de Salud y hombre con vínculos en el sistema y sobre todo experiencia como negociador. El legislador lo negó al diario Alfil. En todo caso, en el Panal entienden que necesitan funcionarios con criterio hospitalario para sentarse en la mesa de diálogo.

Luego de la reunión en el Ministerio, los delegados informarán por meet al resto de la Coordinadora los resultados del diálogo con los funcionarios.

Al cierre de esta nota, el Panal no había dado a conocer su evaluación sobre el acatamiento del paro ni su opinión sobre la movida en general, aunque el haber ratificado la reunión de hoy implica que reconoce la organización paralela a los gremios. El conflicto preocupa en el Panal y también en el Palacio 6 de Julio. El intendente Martín Llaryora, candidato a gobernador de HpC, sigue de cerca una problemática que tiene malos antecedentes durante el gobierno del exgobernador Ramon Mestre, que perdió las elecciones en 1998 fuertemente enfrentado con los médicos.

El reclamo de los trabajadores es por un aumento del 200% del salario básico, ajustable por inflación, con blanqueo de sumas no remunerativas que no impactan en la jubilación. “Ningún trabajador por debajo del salario de 188 mil”, que es el costo de la Canasta Básica del Indec, indican. También piden un bono de fin de año de 150 mil pesos. Eso, en el plano salarial, que es el principal.

En el plano laboral más amplio, exigen que todas las profesiones universitarias integren el Grupo 1 de la ley 7625 (que es el grupo de salarios más altos), el pase a planta permanente para finalizar con la precarización, y el aumento de personal. Además, la recuperación del 82% en los haberes jubilatorios, el reconocimiento de los residentes como trabajadores y una paritaria específica para el sector salud.

“El salario básico de la mayoría de las y los trabajadores de salud no cubre ni siquiera la mitad de la canasta básica total, en muchos casos está aún más lejos. Al retraso histórico de los últimos años, se suma una inflación descontrolada y acuerdos salariales a la baja y en cómodas cuotas que fueron liquidando el poder adquisitivo de nuestros sueldos. Los bonos no remunerativos o en negro y que son sólo para una parte del personal empeoraron la situación. Por eso nuestro principal reclamo es hoy por un salario digno para todas y todos los trabajadores de salud”, manifiesta el documento de la Coordinadora. “Con pésimas condiciones salariales y un escandaloso nivel de precarización laboral, hicimos frente a una pandemia mundial, donde dejaron la vida más de 120 compañeros y aún hoy seguimos sin reconocimiento a nuestra tarea esencial”, recuerdan los trabajadores.

Hasta ahora, más allá de la paritaria firmada por el SEP, el único gesto que tuvo el gobierno con el sector salud fue otorgar como remunerativo los 17 mil pesos del adicional Covid.

Hospitales de paro

La marcha de los trabajadores de la salud comenzó alrededor de las 10 horas en el Polo Obrero de la Bajada Pucará y terminó en el Patio Olmos. El paro se cumplió en casi todos los hospitales provinciales de la Capital y del interior. En Río Cuarto hubo manifestaciones en el hospital San Antonio de Padua, donde se encendió la chispa con los médicos emergentólogos que presentaron sus renuncias (y luego acordaron). En el Pasteur de Villa María, se resolvió acompañar la medida de fuerza con una caravana que partió desde el establecimiento para llegar a la plaza Centenario. En tanto, en el Iturraspe de la ciudad de San Francisco el paro comenzó el martes y se extenderá hasta el viernes inclusive.