Imputaron a otros cuatro policías por encubrimiento

Los uniformados fueron detenidos y se suman a los otros nueve apresados por el crimen.

Otros cuatro policías fueron detenidos ayer en la causa en la que se investiga el asesinato de Blas Correas. Los nuevos apresados son los suboficiales Leandro Quevedo y Leonardo Martínez; el oficial Ezequiel Vélez y el agente Emanuel Tolosa; quienes fueron imputados de los delitos de “encubrimiento agravado y falso testimonio”.

De esta manera, suman 13 los agentes acusados en el caso que conmocionó a la opinión pública en la madrugada del 6 de agosto de este año, cuando el joven de 17 años recibió un disparo realizado por el policía Lucas Gómez (35), quien está detenido e imputado de “homicidio calificado, agravado por el uso de arma” y de la “tentativa de homicidio reiterado en cuatro hechos” en perjuicio de los restantes tripulantes del Fiat Argo en el que se movilizaban los adolescentes.

La cantidad de uniformados imputados es, para el abogado de la familia, Alejandro Pérez Moreno, la confirmación de que hubo una “maniobra de encubrir y desviar la investigación”. Dos de los nuevos detenidos, están acusados de ser quienes hicieron circular la falsa versión que indicaba que vieron cuando desde el vehículo en el que iba Correas junto a sus amigos se arrrojó una bolsa con un arma. Sin embargo, para los investigadores la pistola fue “plantada” para justificar los disparos.

En tanto, los otros dos capturados están imputados por brindar falso testimonio al declarar que dos motociclistas habían manifestado que el grupo de jóvenes había intentado asaltarlos, razón por el cual dispararon contra el auto cuando pasó por el puesto de control policial. Además de los 13 policías imputados, 9 de los cuáles están detenidos, hay tres empleados de la clínica Aconcagua acusados de haberse negado a atender al adolescente baleado cuando sus amigos lo trasladaron hasta allí para que recibiera asistencia médica. 

× ¿Querés comunicarte con Mystica?