La denuncia del Gobierno por envío de armas a Bolivia: a quiénes acusa y cuáles son los cargos

La denuncia apunta, entre otros, a Mauricio Macri y a Patricia Bullrich como máximos responsables por la función en la que estaba. Todos los detalles.

El Gobierno Nacional denunció este lunes al ex presidente Mauricio Macri y a una decena de funcionarios de su gestión por haber enviado material bélico a Bolivia en el momento en el que se consumó el golpe de Estado en el que fue derrocado Evo Morales. Con la firma de varios ministros, la denuncia apunta, entre otros, a Patricia Bullrich, Jorge Faurie y Oscar Aguad por el delito de contrabando. 

La denuncia penal tiene la firma de la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, la Administradora Federal de Ingresos Público, Mercedes Marcó del Pont y el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Soria. La denuncia recae sobre Mauricio Macri,  ex presidente de ese gobierno, pero también sobre ministros y funcionarios de su gabinete. 

En la denuncia penal, a la que accedió El Destape, se detalla que, en base a la información recolectada se observa la posible comisión de los delitos de «contrabando agravado por la cantidad de personas involucradas, por la calidad de funcionarios públicos, por la participación de un funcionario del servicio aduanero, y por tratarse de armas y municiones de guerra, en concurso con los delitos de malversación de caudales públicos». Y también «abuso de autoridad (art. 248 C.P.) y los delitos que comprometen la paz y la dignidad de la Nación previstos en los artículos 219 y 220 del Código Penal de la Nación».

En la denuncian apuntan que Mauricio Macri, Presidente de la Nación en funciones al momento de los hechos,  tenía una «su función de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas obligan a investigar su participación en estos hechos que, dada la magnitud de su relevancia institucional, razonablemente no pudieron haber sucedido sin su autorización, aval o impulso». Incluso, vale recordar que poco después de lo sucedido, Mauricio Macri, quien estaba muy cerca de dejar el cargo, llamó “presidenta a cargo” y “presidenta electa” a la flamante dictadora Añez