Los anuncios, los silencios y los mensajes encriptados en el discurso de Schiaretti

El gobernador cordobés puso en escena buena parte de su arsenal para la campaña a gobernador de 2019. Describió su plan de obra pública, continuó mostrando un esquema de renovación marginal de funcionarios, siguió trabajando la idea de unidad del peronismo, criticó la política de endeudamiento del presidente Macri por comparación, y envió un mensaje al peronismo nacional y a la Casa Rosada: “garantizamos la gobernabilidad”.

El gobernador Juan Schiaretti durante la apertura de la 140° sesiones ordinarias de la Legislatura de Córdoba. Foto: Sebastián Salguero.

[LA LARGA MARCHA AL 2019] Hubo una extensa lista de anuncios. También una larga nómina de silencios programados. Y por supuesto, mensajes encriptados al presidente Mauricio Macri y a sus compañeros del peronismo nacional. En lo esencial, lo dicho opera en el escenario cordobés que quiere construir Juan Schiaretti para su reelección en 2019; y tiene expresión en el contexto nacional, donde seguirá instalado en la posición de peronista dialoguista, esquivando, al menos por ahora y teniendo en cuenta que 2019 será escalonado (primero el comicio provincial y luego el presidencial), un gran frente para enfrentar al macrismo. Como el personaje de la Señora de Barrio Norte, que personificaba el humorista Ariel Tarico para expresar al sujeto social que comenzaba a oponerse al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner a fines de la década pasada, Schiaretti dice que no “está ni a favor, ni en contra”, pero en los hechos, parece caminar de la mano con el presidente. 

LOS ANUNCIOS

Gasoductos, cloacas, accesos, caminos, acceso y rutas, aulas y escuelas, hospitales y planes de asistencia social a mujeres, desocupados y emprendedores formaron parte de la batería de realizaciones que describió Schiaretti. Tiene que ver con su idea de que las obras y la infraestructura cambian las condiciones de vida de las sociedades y está convencido que esos elementos serán determinantes en el apoyo electoral a su gestión el año que viene. Por eso, en su discurso de casi una hora, ocuparon un tiempo mayoritario.

Una selfie con Schiaretti. Uno de los militantes del PJ tuvo su premio al final. Foto: Sebastián Salguero.

Agregó dos novedades: la creación de una secretaría de Comunicaciones y Conectividad para llevar fibra óptica encima de los gasoductos a buena parte del interior y mejorar la conectividad a Internet y digitalizar la gestión pública, con el objetivo de simplificar los trámites administrativos y controlar el trabajo de los empleados del Estado. Y el planteo de desarrollar las energías renovables, que lo pone en la misma senda que el presidente Macri y el sistema global del capitalismo verde.

Para adentro, la novedad no es tan novedad: nombró al frente de la nueva Secretaría que depende directamente del gobernador, a Manuel Calvo, un hombre que responde al ex gobernador José Manuel De la Sota. Una renovación de la vieja sociedad. Su idea fuerza es que para triunfar, primero hay que unir a todos los peronistas. Ayer había numerosos intendentes del PJ de todos los sectores en la Legislatura. Este es un ejemplo adicional luego de la incorporación, entre otros, de Nora Bedano, ex kirchnerista, a la Agencia Córdoba Cultura.

SILENCIOS PROGRAMADOS

Las gradas estuvieron colmadas por jóvenes y militantes peronistas. Foto: Sebastián Salguero.

Schiaretti no habló:

-Del decreto anti-nepotismo del presidente;

-De la reforma laboral;

-Del Mega DNU que el presidente firmó apenas volvió de sus vacaciones en el Sur y que permite reformar la gestión del Estado.

-Del plan económico.

-No mencionó los despidos en la emblemática Fábrica Argentina de Aviones (FADEA).

-De la cruzada anti-sindical del gobierno nacional tampoco estuvo en su discurso.

Dice una vieja máxima popular que “el que calla, otorga”. Los silencios pueden entenderse como un prudente apoyo a las líneas maestras de la gestión nacional y a la restauración del modelo neoliberal. Después del excesivo gasto político que implicó el apoyo de los diputados nacionales cordobeses del PJ a la reforma previsional, el gobernador decidió correrse de la primera fila: no va a obstaculizar, pero no va a ser un vocero, ni un protagonista principal. Esa misma conducta, lo aleja de la columna sindical que se dispone a enfrentar al gobierno.

Los planificados silencios parecen estar motorizados por un recuerdo traumático para los cordobeses: el de la crisis que marcó el fin del tercer gobierno de Eduardo Angeloz. El enfrentamiento con Domingo Felipe Cavallo ayudó a que el radical terminará con la provincia incendiada. Schiaretti no quiere conflictos que generen turbulencias en la intención de preservar el poder en 2019 y para ese fin, es fundamental una relación aceitada con el gobierno nacional.

Hubo otro silencio que buscó tapar las relaciones con el gobierno nacional y que le recordó el diputado radical Mario Negri, diciéndole: “tiene amnesia total”. Schiaretti no recordó la ayuda económica nacional para el plan de obras públicas ni para cubrir el déficit de la Caja de Jubilaciones.

LOS MENSAJES ENCRIPTADOS

El gobernador ingresa al recinto legislativo acompañado de su esposa, la diputada nacional, Alejandra Vigo. Foto: Sebastián Salguero.

“Tenemos que cuidar la democracia, respetando las instituciones y los gobiernos elegidos por el pueblo, y no como mera retórica o relato demagógico que no hace otra cosa más que debilitarla”, afirmó en un tramo de su relato.

“Este modelo de gestión, también plantea, en el plano institucional, tener una correcta relación con el Gobierno Nacional, lo que debe ser normal, ya que es deber de todos los gobiernos, nacional, provinciales y municipales, trabajar juntos para resolver los problemas de la gente, más allá de las diferencias políticas que se dirimen en las elecciones”, agregó el mandatario.

“Por eso, nuestro modelo incluye el respetar un principio que debe ser básico en cualquier sistema democrático: garantizar la gobernabilidad”, agregó sobre su accionar legislativo. Esto es un mensaje directo al presidente: va a apoyar las iniciativas legislativas clave para el gobierno nacional. Y también, como contracara, para el PJ: no va a participar de ningún acuerdo opositor importante.

Y agregó que un extraño ejercicio de imitación de Poncio Pilatos: “Siempre tuvimos y tenemos en claro que somos nosotros, el Gobierno provincial, los responsables de los resultados y las consecuencias de esas leyes que ustedes nos dieron el consenso. La misma regla es la que rige para la administración nacional, que más allá de los consensos que desde la oposición le otorgamos para la gobernabilidad, es responsable de los resultados de las decisiones que toma cuando convoca a ese consenso y pide gobernabilidad”.

El gobernadro, Juan Schiaretti. Foto: Sebastián Salguero.

Hubo apenas un cuestionamiento, de carácter indirecto: “En Córdoba, el endeudamiento es productivo, puesto al servicio del progreso, con rutas, gas y cloacas para todos, más hospitales y escuelas, y no para seguir comprometiendo el futuro de todos”. Una comparación respecto del endeudamiento nacional, que se toma con el fin de tapar el agujero fiscal y pagar la deuda externa.