Marcelo D’Alessio preparó un documento con información para Claudio Bonadio

Se trata de diez páginas con información sobre el funcionamiento de la empresa energética ENARSA para intervenir en la causa del GNL.

Carla Pelliza

El nombre del juez federal Claudio Bonadio apareció en la computadora del falso abogado Marcelo D’Alessio. Según un nuevo informe de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), el espía había confeccionado un archivo dirigido al magistrado – imputado en la causa que investiga Alejo Ramos Padilla – con información sobre la empresa energética ENARSA, de la que formó parte un año y medio, para “intervenir” en la causa del Gas Natural Licuado (GNL), por la que el exministro de Planificación, Julio De Vido, y Roberto Baratta fueron detenidos y otros exfuncionarios kirchneristas procesados.

En el análisis de los dispositivos electrónicos secuestrados en el allanamiento al domicilio de D’Alessio, se halló el documento “INFORME DR BONADIO.docx”, replicado en tres carpetas diferentes, pero con la misma información: un documento de Word de diez páginas dividido en tres capítulos con información sobre las operaciones de ENARSA. Todas copias creadas entre abril de 2017 y mayo de 2018, con el juez Claudio Bonadio como remitente de la compilación de un gran caudal informativo que el falso espía había reunido sobre el funcionamiento de la empresa.

El documento, según analizó la CPM, consta de tres capítulos: “Lógica de generación eléctrica”; “Lógica de provisión de gas”; y “Los responsables de la corrupción”. Es la primera vez que el juez de Comodoro Py aparece directamente mencionado en la causa que explotó en febrero de este año y destapó una red de espionaje ilegal que involucra a funcionarios judiciales, políticos y periodistas.

Llamativo resulta que en el “INFORME DR BONADIO.docx”, D’Alessio también narró que una ingeniera “estaba robando información sensible de la empresa, como la geolocalización de todas las bocas de inspección” por lo que “se la desvinculó sin que ENARSA iniciara las acciones legales correspondientes”. O sea, no sólo brindaba información sobre la operatoria sino también sobre cuestiones internas.

Respecto a los datos del funcionamiento de la empresa, en el primer punto del documento que D’Alessio le armó a Bonadio, se afirma que “el MEM (Mercado Mayorista Eléctrico) emigraría desde la creación de ENARSA del sistema de represas y generadores tipo isla, a un esquema dividido en tres tipos de generación diferenciadas”, las cuales son enumeradas.

En su informe, D’Alessio hizo foco en una supuesta “connivencia” de funcionarios de ENARSA, propietarios de generadoras, transportistas y compradores del gasoil que, según su descripción, “se vendía un 40% más barato que el precio de mercado a los productores agropecuarios”. En ese camino argumental, agregó que “la elección de las tres empresas de transporte terrestre ha sido otro nicho de mercado” y mencionó a “Chenyi (Moyano), Atalaya (D’elía) y Beraldi”. Sobre los dos primeros, destacó el informe, hay más datos en un punto posterior del documento.

El archivo destinado a Bonadio tiene la particularidad de brindarle información sobre el funcionamiento de ENARSA como, por ejemplo, elementos que intervienen en el circuito de generación eléctrica de los que se encargaría Cammesa y no la empresa en cuestión o el vínculo de la compañía con Nación Seguros, operativos y ambientales.

Después, D’Alessio desarrolla dos formas de importación de gas: una con el gasoducto desde Bolivia y otra con los buques de GNL, punto sobre el que se explaya en relación a sobreprecios. El apartado seleccionado por la CPM cita que en “2010 termina el contrato que se había suscrito con Repsol/YPF y comienza la gran importación de GNL básicamente a través de Gas Natural Fenosa. Los otros participantes fueron BP, Vittol, Glencore y Morgan&Stanley” y aclara que en 2016 “el 6° proveedor de GNL ha sido Shell, mientras que en el 2017” esa empresa, de la que el exministro de Energía Juan José Aranguren tenía acciones, “pasó a ser la principal proveedora de GNL del país”.

Éste último punto formó parte de la declaración escrita de D’Alessio ante Bonadío pero Carlos Stornelli, en rebeldía, tachó la parte en la que el falso abogado hizo mención a la empresa del exfuncionario de Cambiemos, como reveló El Destape. De hecho, parte de la información volcada y revelada por la CPM, hallada en la computadora del extorsionador, formó parte de su exposición ante el juez federal de la causa del GNL.

Según describió D’Alessio a Bonadio en este documento, “los primeros dos años ENARSA licitaba el precio del gas ya nacionalizado” pero “los injustificables sobreprecios” forzaron a cambiar la modalidad de compra en 2010, pasar a la “modalidad DES y sugería a los proveedores elegir a Marítima Meridian para toda la operación portuaria dentro del país”. El falso abogado escribió que esa empresa “le facturaría US$80.000 a cada buque y el saldo lo abonaría ENARSA antes que el buque presente amarras”. En base a ello, argumentó que la empresa de energía pagaba un promedio de US$600.000 por “un in/out” frente a US$ 150.000 de referencia internacional. Y explicó, año a año, la operatoria de la compañía para la compra de gas natural licuado.

Pero D’Alessio no se encargó sólo de brindar información “desde adentro” de ENARSA, sino que apuntó contra funcionarios que, según su operación, fueron los “encargados de materializar los actos de corrupción”. Entre ellos, mencionó al ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, a Raúl Argañaráz, Roberto Baratta y el secretario José Olazagasti.

En total, son trece los puntos, con nombres de funcionarios y responsables de áreas, en los que hace foco D’Alessio para proveer de información a Bonadio como juez de instrucción de la causa de GNL.

Un informe muy similar es el que confeccionó para el fiscal Carlos Stornelli. Esta vez, de ocho páginas de extensión pero con información similar. Sin embargo, la CPM encontró algunas discrepancias entre uno y otro: en el dirigido al juez, “había indicado que el volumen transportado de gas en estado gaseoso superaba hasta seis veces, en cambio en el informe a Stornelli indica que lo hacía unas 600 veces”.

Además, los analistas advirtieron cambios en la cronología contada por D’Alessio sobre la importación de gas natural licuado y la incorporación, en el informe dirigido al fiscal, de consultoras, hechos y personas no incluidos en el de Bonadio.

Según su Currículum Vitae, de actualización 2015, D’Alessio aseguró haber entrado a ENARSA en 2010 a la Gerencia de Administración y Finanzas como Coordinador General de Asesores, puesto al que renunció en 2012. En ese lapso, dijo haberse desempeñado en múltiples funciones como seguimiento de gastos, recomendaciones jurídicas, vinculación con empresas generadoras, asesoramiento en responsabilidad ambiental entre otros. E hizo referencia a esta etapa como “un período en el que su permanencia en la empresa fue en carácter de infiltrado”.

Así lo especificó en un documento titulado “Síntesis de investigaciones” sobre ENARSA: “Un año y medio inflitrado entre los diferentes directores” de la compañía para acceder a documentación sensible que luego se plasmó en los informes mencionados, dirigidos a Bonadio y Stornelli.

× ¿Querés comunicarte con Mystica?