Ni Schiaretti ni Caserio: los K toman distancia de la unidad

Espacios del kirchnerismo tradicional criticaron al gobierno provincial por ocultar fondos nacionales. Preparan más datos sobre transferencias. Otros, rechazan el ingreso del senador nacional al Frente de Todos, en un duro comunicado. “El Frente no tiene dueño”, afirmaron.28 enero, 2021

Por Bettina Marengo

El kirchnerismo tradicional de Córdoba resiste desde distintos espacios lo que considera la “pejotización” del Frente de Todos local, proceso que ve, por un lado, en la alianza política del espacio con el senador Carlos Caserio y, por otro, en la relación “pro unidad” que el propio Alberto Fernandez y La Cámpora mantienen con el gobernador Juan Schiaretti y el intendente Martin Llayrora. Son partidos y organizaciones con bajo volumen político-institucional, pero aseguran representar el pensamiento de la militancia K histórica que, desde 2008 a esta parte (e incluso antes) se nutrió de la grieta entre el kirchnerismo y el PJ cordobés.

En los últimos días, distintos  espacios salieron a marcar sus diferencias, con la advertencia entrelíneas de no integrar eventuales listas legislativas de unidad para las elecciones de octubre.

El anuncio de Schiaretti, junto al intendente Martin Llaryora y la diputada Alejandra Vigo, del inicio del Programa de Urbanización de asentamientos sin infraestructura, que incluye regularización de títulos, con un presupuesto de 2.200 millones de pesos, motivó que un grupo de partidos y dirigentes del kirchnerismo “ortodoxo” reclamara al Panal que “blanquee” la plata que recibe de Nación por éste y otros proyectos.  “No compartimos que estos funcionarios se manejen con semiverdades o mentiras omitiendo el esfuerzo en fondos nacionales que sustenta el gobierno nacional de Alberto Fernández y del ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi”, expresaron en un comunicado Debate Córdoba, Foro Solidario Córdoba, partido Frente Grande, Partido Forja, Agrupación Trabajadores Municipales (ATM). Estos sectores son muy críticos a Schiaretti pero conviven con la conducción de Caserio y de la diputada Gabriela Estévez.

En esa línea, agregaron que Ferrarersi “reconoce que se han transferido a Córdoba 20.270 millones de pesos distribuidos en diferentes programas: 3.800 millones destinados a 1.000 viviendas, acuerdo firmado por Schiaretti, 1.784 viviendas construidas Plan Procrear; se lotean espacios para viviendas, se autorizan créditos internacionales para urbanización en Villa El Libertador, el Tropezón, Arguello Norte”. Fuentes del sector indicaron que seguirán ampliando con datos oficiales la transferencia de recursos Nación-Córdoba en distintas áreas. Aunque no es de los firmantes, en esta línea también se puede inscribir al diputado Eduardo Fernández, quien la semana cuestionó la refinanciación de la deuda provincial en dólares que alcanzó el gobierno de Schiaretti.

Por otra parte, en las últimas horas, el Consejo de Organizaciones de Unidad Ciudadana de Córdoba (mantiene el nombre de la herramienta anterior a la formación del Frente de Todos) lanzó un “pronunciamiento” en el que sus miembros no solo repudiaron cualquier acercamiento al schiarettismo, sino que además resaltaron que “no reconocen” a Caserio como referente del Frente de Todos en Córdoba. “El Frente de Todos no tiene dueños ni dueñas”, afirmaron.

El origen del comunicado hay que buscarlo en el acto de cierre de año del Frente de Todos, organizado por el senador nacional en un hotel de la zona norte de la ciudad, en diciembre pasado, donde con la bendición de Alberto Fernandez se reunieron todas las manifestaciones de la coalición: albertistas, cristinistas, massistas, representados por legisladores, partidos, gremialistas e intendentes. Allí el Presidente habló de la unidad del peronismo, con un guiño para Schiaretti. En cualquier caso, fue un acto de unificación del Frente con Caserio, quien en 2019 se mantuvo dentro del PJ, aunque en disidencia con El Panal, que no apoyó al actual mandatario nacional.

“El arribo de Caserio no es un arribo que celebremos, no lo reconocemos como dueño y parte, menos aun como promotor del Frente de Todos en Córdoba”, sostuvo el COUC en un duro comunicado. La “tribus” K  que lo firman son: Colectivo Más Democracia, Peronistas Autoconvocados, Espacio Tinku, COUC Totoral, Politik, y otra veintena de organizaciones. “Si Caserio tiene acuerdos políticos con Alberto Fernandez, eso no lo hace propietario de la fuerza de la compañera Cristina en Córdoba”, agregan, aunque aclaran que siguen respaldando al gobierno nacional.

Entre las razones del rechazo, las organizaciones militantes esgrimen que el senador fue uno de los actores del cordobesismo y “responsable de las políticas neoliberales” del PJ provincial. “Es apropiado recordar que ha sido un actor responsable de las políticas neoliberales impulsadas por el  cordobesismo, también que acompañó con su voto cada una de las leyes con que Mauricio Macri avanzó contra el pueblo trabajador”, indicaron. Según este espacio, es “inviable la unidad con el PJ neoliberal”.