Ordenan reabrir causa por atentado de Montoneros en que habían sido sobreseídos Verbitsky y Firmenich

La Sala I de la Cámara Federal porteña, de forma unánime, ordenó que la jueza María Servini reabra el expediente donde se investigaba el ataque de la agrupación Montoneros al comedor de la Policía Federal, el 2 de julio de 1976, y declaró la nulidad de la resolución en la que los acusados habían sido sobreseídos, entre ellos, el periodista Horacio Verbitsky y Mario Firmenich.

Los camaristas pidieron que se analice si corresponde encuadrar los hechos como crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra, o en su caso resolver si inicia un juicio de la verdad para dar respuesta a los familiares de las víctimas, según publicó el diario Clarín.

EL CASO

La causa investigó el atentado del 2 de julio de 1976 a las 13.20, cuando un poderoso artefacto explotó en el comedor de la Superintendencia de Seguridad Federal, ubicada en la calle Moreno 1431 de la Capital Federal.

El atentado provocó la muerte de 24 personas y más de 60 resultaron heridas. La investigación señaló como responsables a Mario Firmenich, Marcelo Kurlat, Horacio Verbitsky, Laura Sofovich, Miguel Ángel Lauletta, Norberto A. Habegger y Lila Victoria Pastoriza; entre otras personas que integraban la Organización Montoneros.

Fuentes judiciales señalaron a Clarín que se está ante un caso “emblemático”, pues “fue el atentado con consecuencias humanas más graves de la historia antes del caso Amia”.

A la hora de analizar, los camaristas contemplaron que en el atentado al comedor de la Policía Federal “los objetivos no fueron militares, sino población civil” y que por eso no debe descartarse que el caso se aborde como un “grave atentado”, categoría asimilable a los delitos de lesa humanidad.

En noviembre del año pasado, la jueza Servini había rechazado una serie de planteos de quienes pedían ser querellantes: la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia, Asociación “Defensores de Derechos Humanos de Latinoamérica” y Eduardo Emilio Kalinec junto a Alicia de León por su hijo Ernesto Osvaldo Matienzo, bajo la condición de víctimas directas.

El pedido puntual era la reapertura de la investigación y el juzgamiento de los responsables de los hechos denunciados en la causa, es decir del atentado atribuido a Montoneros al comedor de la Policía Federal. A su vez, requerían ser tenidos como parte querellante en la investigación. Ante la negativa de la jueza, acudieron a la Cámara Federal porteña.

En la resolución, los jueces Mariano Llorens, Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia ordenaron reabrir la investigación tras anular la resolución de la jueza Servini.

PEDIDO A SERVINI

Lo que se le requirió a la jueza es que aborde los planteos que no analizó pero, además, que determine si corresponde que los hechos de este expediente donde están acusados Horacio Verbitsky y Mario Firmenich, entre otros, deben ser encuadrados como crímenes de lesa humanidad, o como crímenes de guerra. Los camaristas indicaron que también debe determinarse si corresponde iniciar un juicio de la verdad para dar respuesta a los familiares de las víctimas.

“La omisión de valorar circunstancias y elementos conducentes para la solución del caso, que podrían vincularse estrechamente con lo que ha sido materia de decisión, es causal de descalificación del acto”, es decir de la resolución con la que todos fueron sobreseídos, sostuvieron los jueces.

Además, señalaron que la decisión de Servini “no ha ponderado todas las aristas que se desprenden de la impugnación formulada y que pueden estar relacionadas con la pesquisa”, por eso le ordenaron volver a analizar el caso.

Sobre este punto, los jueces entendieron que no se consideró “el planteo sobre el posible apoyo de Estados y organizaciones extranjeras que tuvieron las personas implicadas”, es decir que “el fallo desecha in limine la hipótesis delictiva remitiéndose a lo dispuesto en resoluciones anteriores adoptadas en las actuaciones”.

Al sostener sus argumentos, los integrantes de la Sala I indicaron que la magistrada tampoco pudo evaluar “lo requerido por la parte conforme las aristas que el caso proyecta”, es decir analizar si se está ante un caso de crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra “con los nuevos elementos propuestos; o un posible caso de grave violación a los derechos humanos”.

Por todos estos motivos, ordenaron reabrir el caso para que esos aspectos fundamentales sean respondidos y fundados por la jueza María Servini.

QUÉ DIJO EL CELS

Por la tarde, el Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels) rechazó la decisión de la Cámara. “Los hechos ocurridos en el comedor de la Superintendencia de Seguridad Federal fueron declarados prescriptos y esa decisión está firme”, advirtió la organización en un comunicado.

“Lo que hacen es reinstalar la idea de que las muertes provocadas por las organizaciones de la época son equiparables a delitos de lesa humanidad. Las resoluciones del poder judicial no ocurren en el vacío ni son inocuas. Hoy estamos viendo el crecimiento de sectores políticos de ultraderecha que reivindican el accionar del Estado argentino durante los años 70″, interpretan en el Cels.

“La acción de Montoneros podría haber sido investigada en su momento por la justicia penal. Eso no fue así porque el Estado, en lugar de este camino, eligió un método clandestino de represión y exterminio, cuyas consecuencias todos conocemos”, dice el texto.