Preocupa los bajos niveles de inmunización pediátrica

Sólo el 43% de las personas entre 3 y 11 años tiene el esquema completo contra el Covid

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, se reunió ayer con miembros de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) para analizar la estrategia de vacunación contra el coronavirus para niños, niñas y adolescentes, en preparación para el inicio del próximo ciclo lectivo.

Los asistentes a la reunión coincidieron en encarar un abordaje específico por provincias durante enero y febrero para llegar con las “mejores coberturas al inicio del año escolar” con todas las vacunas incluidas en el calendario oficial. Pero especialmente se hizo hincapié en la necesidad de agilizar la inmunización contra el nuevo coronavirus en los menores de edad, que aún presenta retraso.

Ante la comunidad médica, Vizzotti explicó que la Argentina “tiene stock de vacunas que se pueden coadministrar” y agregó que se debe “avanzar antes del inicio escolar con todos los controles de los niños y niñas, y la puesta al día de las vacunas del calendario, además de la vacuna contra la Covid-19, en función de la edad que tenga para iniciar y completar los esquemas de vacunación”.

A la fecha, ya está vacunada contra el poderoso virus con una dosis el 66,7% de la población de 3 a 11 años y el 83,8% de la población de entre 12 a 17 años. En tanto que con el esquema inicial completo hay un 43,3% de las personas entre 3 y 11 años, y un 64,7% de las personas entre 12 y 17 años. Esas cifras son las que preocupan a las autoridades sanitarias, que esperan alcanzar al 70% de la población infantil con el esquema completo de vacunación antes del 2 de marzo.

Los porcentajes en esta población son inferiores a los de la población total país -donde hay un 84,8% con una dosis y un 73% con esquema inicial completo-. En parte esto se debe a que la vacunación en niñas, niños y adolescentes comenzó después.

A su tiempo, el presidente de la SAP, Rodolfo Pablo Moreno, remarcó nuevamente la importancia de la vacunación contra el Covid-19 en la población infantil y manifestó el deseo de colaborar con la cartera sanitaria y las distintas provincias para seguir avanzando en la vacunación de esta franja etaria. “Estamos convencidos de que nuestros pediatras no ponen objeciones para las vacunas. El trabajo debe ser intersectorial, entre autoridades, sociedades científicas y toda la comunidad. Si no trabajamos juntos no hay manera que esto sea viable”, señaló.

“Es cierto que el grupo pediátrico es el último que se incorporó a la estrategia de vacunación contra el Covid. La vacuna pediátrica empezó a aplicarse recién en octubre, y este puede ser uno de los causales de que los números no sean tan buenos”, observó Moreno. Ante ese panorama, Moreno reiteró que “los niños vacunados ayudan a proteger no solo a su familia, sino también a los seres mayores que los rodean, y además es una manera de cuidar la presencialidad escolar y de llegar a la famosa inmunidad de rebaño”.