Schiaretti y Llaryora acordaron salir “a caminar” el interior

Ya sin el formato de las juntas promotoras, el intendente saldrá de la Capital “para escuchar a la gente”, dicen en su equipo.

Julián Cañas

“Martín (Llaryora) comenzará a salir al interior provincial. No serán actos políticos tradicionales. El objetivo es escuchar a la gente y a los distintos sectores”, explicó un funcionario llaryorista puro, sobre la nueva estrategia de campaña del intendente Martín Llaryora, en su aspiración de convertirse en el sucesor del gobernador Juan Schiaretti en 2023.

“Las juntas promotoras cumplieron su etapa de instalar su candidatura en el interior. Ahora comienza otra etapa, con Martín recorriendo el interior, pero dialogando con todas las fuerzas vivas, no sólo con dirigentes y militantes peronistas”, agregó el funcionario, que pasa muchas horas al día con el intendente.

Los llaryoristas remarcan que la prioridad del intendente seguirá siendo la gestión municipal en la Capital y que las salidas al interior que arrancarían en la segunda quincena del mes próximo serán los sábados, y en algunas ocasiones los viernes a la noche.

“No saldrá con el traje de candidato a gobernador. Las recorridas serán para escuchar a las fuerzas vivas de cada ciudad y localidad que visite. También habrá reuniones con los dirigentes y los militantes, pero lo esencial de las recorridas es hablar con todos los sectores”, dicen desde el entorno del intendente capitalino.

El plan de acción política del oficialismo es el siguiente: cuando Llaryora salga al interior, primero a las principales 10 ciudades habrá reunión con las fuerzas vivas del lugar; conferencia de prensa y finalmente encuentro con los dirigentes y la militancia del PJ.

SCHIARETTI Y LLARYORA: REUNIÓN RESERVADA

La nueva estrategia de campaña fue acordada en una reunión reservada entre Schiaretti y Llaryora, que se dio 10 días atrás, cuando el gobernador regresó de los Estados Unidos.

Al otro día de ese encuentro, Schiaretti y Llaryora compartieron un acto en barrio Las Magdalenas, como para tratar de menguar los ruidos internos que habían generado las juntas promotoras de la candidatura de la candidatura a gobernador del intendente.

Hay que recordar que en la última semana del mes pasado, cuando Llaryora también estuvo en Estados Unidos, se dio la polémica por el fallido recital de Ulises Bueno.

En esos días de tormenta política para la gestión capitalina, Schiaretti decidió pedirle la renuncia al secretario de Gobierno Locales, Federico García, uno de los principales impulsores de la juntas promotoras en el interior, que generaron la resistencia de históricos referentes peronistas, en los distintos departamentos.

La reunión entre Schiaretti y Llaryora fue en muy buenos términos, según explicaron desde ambos lados, pero hubo un acuerdo para un cambio de estrategia: la juntas promotoras fueron desactivas, y ahora el intendente tendrá protagonismo en el interior, con el respaldo del Gobierno provincial y la estructura del PJ.

En sus recorridas por el interior, Llaryora será acompañado por ministros provinciales. Por ejemplo, si hay una reunión con el sector agropecuario, lo acompañará el ministro de Agricultura, Sergio Busso.

Como para que no queden dudas de que Llaryora contará con toda la estructura del Gobierno provincial, el ministro de Vinculación Comunitaria, Paulo Cassinerio, uno de los funcionarios de mayor confianza del gobernador, integrará este nuevo esquema, en el que también estará el diputado nacional Ignacio García Aresca, el dirigente político más cercano al intendente capitalino.

“No hay división entre schiarettismo y llaryorismo. En esta nueva mesa política de la que aún faltan definir detalles, será la representación de todo el PJ provincial, que es la columna vertebral de Hacemos por Córdoba”, agregó un fuente del Centro Cívico.

MARCOS JUÁREZ

En la ciudad de sudeste se elegirá intendente el próximo 11 de septiembre. La primera especulación es que Llaryora irá a Marcos Juárez a respaldar a la fórmula Verónica Crescente-Eduardo Foresi. Sin embargo, Schiaretti marcó el martes pasado cuál será el plan para tratar de ganar en uno de los pocos municipios grandes que no gobierna el PJ.

“Los de afuera son de palo”, dijo el gobernador, anticipando que la estrategia del PJ es que sólo haya visitas por temas de gestión, encabezadas por Schiaretti, sin la presencia en este caso de Llaryora, que ya tiene el traje de candidato a gobernador.

Será una forma de marcar diferencias con Juntos por el Cambio, cuyos referentes provinciales y nacionales desembarcarán seguido en la ciudad que gobierna el macrista Pedro Dellarossa.

LA CAMPAÑA NACIONAL TAMBIÉN JUEGA EN CÓRDOBA

El miércoles pasado, el gobernador Juan Schiaretti ratificó su aspiración de buscar una proyección nacional. “Con un grupo de dirigentes estamos creando una nueva expresión nacional para salir por arriba de la grieta”, dijo el mandatario provincial, quien sorprendió al hablar de cuestiones políticas, en medio de la crisis financiera nacional.

El gobernador dejó claro que no participará en las Paso presidenciales dentro del esquema de las dos principales alianzas, el Frente de Todos y Juntos por el Cambio. Para que prospere un eventual acuerdo electoral con Facundo Manes, el diputado radical deberá dejar Juntos por el Cambio.

En este contexto, los schiarettistas admiten en privado, que las más allá de las coincidencias de ideas y modelo de país con Manes, hoy lo que más beneficios le trae este acercamiento con el dirigente radical, es que genera ruido en la alianza opositora provincial.

Luis Juez trató de “ignorante político” al diputado radical por su coqueteo con Schiaretti, lo que generó reacciones de algunos sectores locales del radicalismo.

Además de respaldar la candidatura a gobernador de Martín Llaryora, Schiaretti seguirá con sus visitas a Capital Federal, tratando de alimentar su proyección nacional, que hoy sólo se percibe en el Congreso nacional.