Surtidores: el nuevo aumento complica a estaciones chicas

Las petroleras definen por estos días cómo quedarán los precios de los combustibles tras el ocho por ciento de suba aprobado por el Ministerio de Energía. Pero para muchas estaciones, estos movimientos en los valores complican la rentabilidad.

Juan Carlos Basílico, de la Federación de Entidades de Combustibles nacional, señaló que los continuos aumentos de los precios en el surtidor provocan una caída de las ventas.

Recordó que en los últimos meses de 2016 la demanda se fue recuperando (en el segundo semestre no hubo aumentos), pero teme que cuando vuelvan a subir los precios, el consumo “se desplome nuevamente”.

 Según sus cálculos, con los últimos aumentos los clientes retrajeron un nueve por ciento promedio su demanda.

Esto afecta, sobre todo, a las estaciones de servicio más chicas. Basílico incluso advirtió por el cierre de estaciones y por la caída de más de 50 mil puestos de trabajo en el sector.

En Córdoba, los números también asustan a las firmas más pequeñas. “No vemos con agrado los aumentos de precio. Cada vez que sube, se paraliza o baja la venta”, dijo Gabriel Bornoroni, prosecretario de la Federación de Expendedores de Combustible de Córdoba (Fecac).

Explicó que pese a que la gente tiene que utilizar combustible, restringe el uso del automóvil cuando hay aumento de naftas. Más aún en vacaciones, cuando la venta en la ciudad de Córdoba baja alrededor de 16 por ciento.

Si bien en la provincia no se produjo un cierre de estaciones de servicio por la crisis, las empresas vieron afectada su rentabilidad.

“Los números no dan para las estaciones más chicas, sobre todo las del interior, que venden 150 mil o 200 mil litros por mes”, advirtió. Para el sector, el año que acaba de cerrar “no fue positivo”.

“El aumento salarial fue de 43 por ciento y la suba del combustible en el surtidor, de 31 por ciento. Así que nuestros precios quedaron desfasados. Más de 65 por ciento de nuestra ganancia se destina a salarios, es un tema importante”, remarcó Bornoroni. En Córdoba funcionan 578 estaciones de servicio.

Ajustes en el año

Para 2017 se espera que la situación tenga alguna recomposición. El Gobierno ya anticipó un primer incremento del ocho por ciento que se haría efectivo esta semana, y no se descarta una planificación de subas trimestrales.

Se trabaja con la hipótesis de un incremento acumulado de 17 por ciento en el año, en línea con la inflación proyectada en el Presupuesto y con una tendencia a igualar los precios internos a los valores internacionales.

Por lo pronto, el sector espera la señal de YPF, con los nuevos valores, ya que todas las petroleras siguen el comportamiento de la empresa estatal para no quedar desequilibradas.

Los precios de esa compañía van directo al surtidor, pero como los valores están desregulados, en el resto de las marcas son las estaciones las que deciden cuándo y cuánto ajustan sus valores. Ante los anuncios, algunas empresas, sobre todo las blancas, ya acomodaron valores, mientras que el resto espera el paso de YPF, que se daría en estos días.

El sector. En Córdoba funcionan 578 estaciones de servicio, de las cuales más de 410 son de bandera. El resto, sobre todo en el interior, son blancas. Estas últimas son las más complicadas.

× ¿Querés comunicarte con Mystica?