Tres elementos que llevan a sospechar que las muertes de bebés en el hospital Neonatal serían intencionales

Las investigaciones en el hospital se iniciaron en junio. Hubo cinco muertes y ocho casos de bebés intoxicados. Hay 23 empleados apartados.

Ary Garbovetzky

La muerte de cinco recién nacidos y las complicaciones de salud que tuvieron al menos otros ocho niños más entre marzo y junio de este año en el hospital Materno Neonatal está siendo investigada por el Ministerio de Salud provincial desde hace tres meses, cuando se abrió un sumario interno.

Son varios los elementos que levantaron sospechas en ese sumario, que llevaron a que el área de Legales del Ministerio hiciera la denuncia penal en la Justicia el 7 de julio para que se investigue si se trata de una serie de asesinatos de bebés.

A partir de esta presentación, se ordenó el allanamiento del hospital y el secuestro de historias clínicas. Las investigaciones interna y judicial siguen, desde entonces, en paralelo.

Mariana Figueroa, directora del área de Legales del Ministerio de Salud provincial, explicó qué llamó la atención: “Cuando hay mamás sanas y bebés sanos, no es habitual el fallecimiento. Hemos encontrado inconsistencias en 13 neonatos. De estos 13, cinco han fallecido”.

Son varios los elementos que potencian la hipótesis de que se trató de un hecho intencional, pero se destacan estos tres:

1. SE DETUVO LA SERIE

Desde mediados de junio -un poco después del último deceso- están de vacaciones -ni suspendidos ni licenciados aún- los empleados que podrían haber estado involucrados en una mala praxis o un hecho intencional, de acuerdo a lo que determinó el sumario. Se trata de 23 integrantes de los equipos, con distintos roles (enfermeros, médicos, personal de limpieza) que trabajaron en los días que ocurrieron los eventos y que pudieron tener acceso a los bebés que fallecieron. Desde que están de vacaciones, no hubo más casos.

“Hemos apartado a 14 agentes, luego a 9 más y seguimos en investigación”, consignó Figueroa.

Fuentes de Salud destacaron que no se piensa en responsabilidades colectivas, sino que el número de personas apartadas es alto porque no se pudo individualizar todavía en quien o quienes tendrían participación en los casos. Y que sí está descartada una responsabilidad institucional. En el hospital Materno Neonatal, estimaron, trabajan más de 800 empleados, de los distintos equipos de salud y de mantenimiento y otras actividades de servicio.

2. BEBÉS SANOS, MAMÁS SANAS

Las cinco muertes llamaron la atención porque se trató de cinco bebés sanos, de madres sanas, que se habían realizado controles y habían nacido sin factores de riesgo: ni prematurez, ni bajo peso, ni malformaciones congénitas, que son las principales causas de mortalidad infantil en Córdoba. Lo mismo ocurrió con los casos de bebés que tuvieron complicaciones que no llegaron a la muerte.

Marcela Ýánover, directora de Maternidad e Infancia de la Provincia, advirtió que si bien “es esperable que sucedan muertes de recién nacidos en el Neonatal, porque es donde se derivan los casos de mayor complejidad”, llamó la atención que ocurrieran cinco muertes de recién nacidos sin ninguna causa de riesgo prevalente. “Ninguno de los casos se corresponde con los perfiles que tiene la mortalidad infantil en Córdoba”, destacó Yánover.

La auditoría de Salud hizo estudios de “causa raíz” de los decesos y de las intoxicaciones. Hubo elementos comunes, que por secreto de sumario se decidió no difundir en detalle, pero que podría llevar a suponer que se dio alguna administración farmacológica que alteró los niveles de algunas sustancias en sangre de los niños afectados.

“Al ser casos de madres sanas y niños sanos y advertirse en los distintos estudios que había elementos adversos similares surgió como duda primero y sospecha después la posible irregularidad en la atención sanitaria que nos llevó a tratar de determinar si había responsables”, declaró, midiendo las palabras, Figueroa.

3. OTRAS EXPLICACIONES DESCARTADAS

Las autopsias que se hicieron sobre algunos de los recién nacidos que fallecieron mostraron signos de algunas sustancias elevadas en sangre. Esto llevó a sospechar, en primer término, de una posible intoxicación con medicamentos en mal estado. A los bebés se les aplica, en las primeras horas de vida, vitamina K y las vacunas BCG y para hepatitis B, entre otros medicamentos. Las drogas que se suministraron en el hospital Materno Neonatal eran parte de un mismo lote que también se administró en otros hospitales como el Florencia Díaz o el Pediátrico del Niño Jesús, porque las compras en Salud están centralizadas. Además, se tomaron muestras de cada lote y no se detectó ningún defecto.

El sumario interno descarta que esta pueda ser una explicación. También se estudió la posibilidad de efectos adversos de la vacuna anti Covid aplicada a las personas gestantes. Esto también se descartó, no solo porque no hay evidencia científica alguna en el mundo, sino porque también se vacunó a embarazadas en otros centros de salud, sin complicaciones derivadas de esa aplicación.